Atrevido y vanguardista

J. C. "Carlos Barral es el primer editor de corte europeo que surge en España". "Siempre se lanzó a fondo en una literatura en la que nadie creía y acabó imponiéndose. Era un editor ejemplo, porque era atrevido y de vanguardia". Las frases sucesivas son, respectivamente, de Jaime Salinas, editor, y de Josep Maria Castellet, editor y crítico, ambos compañeros de generación de Carlos Barral; los dos, partícipes de su aventura literaría y ahora miembros de la ya finalizada tarea de rendir homenaje póstumo a la figura que fue emblema y aglutinante de todos ellos.

En la edición del libro Metropolitano -1.500 ejemplares a 25.000 pesetas cada unoha habido una contribución más: Antoni Tápies ha hecho un cuadro que figura en el volumen y cuyo original guarda Yvonne Barral. "Y para siempre", dice la viuda. A Jaime Salinas, la iniciativa del homenaje, en la que han contribuido gremialmente los propíos editores, le ha impresionado mucho, "porque éste es un sector altamente atomizado, que muchas veces mostró poca simpatía por Carlos Barral".

Más información

Fuera de contexto

Para Salinas, con Metropolitano vuelve a la luz "el libro más extenso y más importante de Barral", y para el crítico Castellet supone la oportunidad de advertir de nuevo que Metropolitano es una obra extraordinaria, fuera del contexto de lo que era la poesía española de su tiempo". "En ese sentido", prosigue Castellet, "es una aportación radicalmente original a la poesía de su tiempo".

Esta edición de homenaje coincide con la reedición de Años de penitencia (que incluye los dos capítulos inéditos de sus memorias de infancia), y con varias iniciativas de diversas revistas literarias españolas y singularmente de la Fundación Municipal de Cultura de Oviedo, que ha publicado un volumen de testimonios de los integrantes de la generación de Barral, para rescatar una, voz poética a la que el olvido podría disipar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de octubre de 1990.