_
_
_
_

Una apariencia de borracherra

La doctora Morales sufrió en el Himalaya un edema cerebral, una de las complicaciones más graves del mal agudo de montaña, provocado por la hipoxia, es decir, la disminución del oxígeno ambiental "Fue antes de la avalancha' recuerda. "Una noche en el campamento base -a 5.100 metros-, después de la cena y la tertulia me fui para mi tienda haciendo eses. Angel Ortiz, uno de los montañeros, me lo hizo notar, muy extrañado porque no le había parecido que estuviese borracha. Algo preocupada me tomé una aspirina y unos diuréticos. Creo que esto me salvó la vida. Me desperté, al día siguiente, con un gran edema facial y parcialmente obnubilada".

"Entonces fui a César Pérez de Tudela, jefe de la expedición, y le dije: 'O me metéis en la cámara hiperbárica (una especie de saco en cuyo interior se produce una presión equivalente a los 2.000 metros), o me bajáis, o me muero"."César", recuerda, "rne dijo que me prohibía que me muriera y ordenó que me bajaran inmediatamente. Fue lo último que dije porque luego tengo de todo un recuerdo muy confuso, cada vez estaba menos consciente. El problema era que sólo yo sabía manejar la cámara hiperbárica".

Más información
Curar en el techo del mundo

Decidida la evacuación pusieron a la doctora Morales encima de un burro y dos montañeros la acompañaron hasta los 3.800 metros de altitud. El viaje duró cuatro días de lluvias y otras vicisitudes. "Me tenían que sujetar porque me caía del burro, y hasta tenían que ponerme a orinar. Una de las noches, alguien me robó los pantalones y uno de mis compañeros me prestó los suyos. Él iba en calzoncillos por el Himalaya. Debíamos parecer un cuadro". Al cabo de una semana se reincorporaron al resto del grupo, ella con 10 kilos de menos, y poco después ocurrió la tragedia de la avalancha.

A pesar de los dramas vividos, Malén Morales, que tiene dos hijos adolescentes, José y Manolo, afirma que volverá a estar en la próxima expedición. "Al principio piensas que no es justo que por tu aventura puedas hacer daño a tus familiares, pero después vas asumiendo de nuevo el riesgo de la montaña".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_