Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere un etarra en Pamplona por dispiros de la policia

Mikel Castillo Furtado, de 23 años, presunto miembro de ETA, murió ayer en Pamplona de un disparo cuando huía de la policía tras un enfrentamiento entre un comando etarra y varios agentes.En la operación fue detenido Bautista Barandalla y huyó Carlos llundáin, que ocupaba con los anteriores un coche aparcado cerca de la muralla de Pamplona y que infundió sospechas a los policías de una patrulla. Al pedirles la documentación, Castillo intentó disparar con una pistola que se encasquilló.

Barandalla declaró que estaban esperando a un narcotraficante para atentar contra él.

Más tarde fue detenido Vicente Ramón Gil Gumbao, copropietario con llundáin del bar lCatu de Pamplona. En un local contiguo al establecimiento, la policía descubrió un arsenal.

Página 15

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de septiembre de 1990