Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La falta de señalizacion y las obras dificultan el tráfico en el nuevo nudo Puerta de Hierro

La deficiente señalización del nudo Puerta de Hierro -donde confluyen, la carretera de La Coruña, la de El Pardo, el nuevo acceso al puente de los Franceses y el cierre de la M-30 por la Dehesa de la Villa-, ha generado dirícultades en el tráfico rodado, según reconoció ayer un portavoz de Obras Públicas. El ministerio anuncia un "inmediato reforzamiento" de la información a los automovilistas. Mientras tanto, las excavadoras siguen trabajando en un enlace abierto al tránsito la semana pasada, y algunos conductores inadvertidos se ven obligados a dar media vuelta.

La Puerta de Hierro, que ha caído en el olvido de una vaguada rasgada por autopistas, da nombre a uno de los enlaces de carreteras más importantes de Madrid. Después de 21 meses de obras y casi 2.000 millones de inversión quedó abierto al tráfico el pasado 30 de julio.Cuando se abandona la carretera nacional VI en dirección a la de El Pardo una gran panel indicador anuncia la posibilidad de dirigirse también hacia la Dehesa de la Villa. Hasta que no se produce la bifurcación efectiva de las dos vías no vuelve a aparecer una nueva señalización: dos pequeños carteles que pasan casi inadvertidos.

Recorrido complejo

Si se accede al nudo Puerta de Hierro desde la carretera de El Pardo sólo existe una señal enmarcada en vallas metálicas que avisa de la proximidad de unos viveros. En ese punto algunos automovilistas aprovechan la confusión para dar medía vuelta e intentar llegar a su destino original. Mientras, es constante la presencia de brigadas de obreros y maquinaria de obras públicas en toda el área.

Pero si se quiere acceder a Madrid a través de la carretera de La Coruña la operación puede resultar compleja. Es necesario girar a la derecha, haciendo caso omiso de los viveros, atravesar el puente de San Fernando, incorporarse a la N-VI en dirección a Las Rozas y continuar hasta el desvío al hipódromo. El paso inferior situado en ese punto permite el cambio de sentido e ir hacia la ciudad por un camino conocido.

Sin embargo, un portavoz de Obras Públicas aseguró ayer que es posible la incorporación a la N-VI desde una vía de servicio de la carretera del Puente de los Franceses. El MOPU se atribuye la instalación de las señales. "A comienzos de la próxima semana se habrán reforzado los indicadores", aseguró el portavoz ministerial, al tiempo que puntualizaba que "algunos problemas son achacables a las obras que la Comunidad realiza en el eje Dehesa de la Villa-Sinesio Delgado".

En el Gabinete Municipal de Información de Tráfico se precisa que la Policía Municipal tiene la competencia de la regulación del tráfico en la zona. Sin embargo, durante la operación salida-retórno se desaconsejó la utilización del nudo.

La Dirección General de Tráfico, por su parte, también se adjudica el control de la circulación en esta encrucijada a través la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de agosto de 1990

Más información

  • Los conductores sufren frecuentes despistes en la encrucijada que enlaza cuatro carreteras