Espinosa salpica a políticos y mandos policiales

Santa Cruz de Tenerife - 06 ago 1990 - 22:00 UTC

José Luis Espinosa Pardo escribió una carta a su abogado, desde la cárcel, en Madrid, el 19 de noviembre de 1989, antes de ser condenado a 20 años de reclusión menor como inductor del atentado a Cubillo. En la misiva, Espinosa le decía a su abogado que los responsables del hecho no se encontraban en prisión y llegaba a citar los nombres de algunos políticos y funcionarios de los Cuerpos de Seguridad del Estado. En un texto escrito con faltas de ortografía y bajo la influencia de un estado de ánimo desesperado, el confidente se refería a esos presuntos responsables en los siguientes términos: "Como Suárez, Villa, Marlano Nicolás y Emilio Sánchez, que son los verdaderos culpables". Y añadía: "Lo que están haciendo conmigo es una injusticia, porque no se les pide que den la cara, pero, claro, son personas muy importantes. La cuerda se rompe por el sitio más flojo".Espinosa citaba también a un militar, el coronel Valero, que, según él, se llegó a entrevistar con Juan Antonio Alfonso González (autor material del intento de asesinato del independentista canario). En la misma carta indicaba que Juan Antonio se había alojado en un piso en Madrid: "El piso era de los servicios del ministro del Interior, Martín Villa, en el edificio España, piso 14, puerta 1, grupo de ascensor 5". El confidente citaba, por último, en el escrito a su abogado; una supuesta felicitación del Rey por una actuación suya, con la que, al parecer, evitó un atentado.

Más información

Final de su actividad

Espinosa era un "hombre quemado" para la policía en 1980. El sustituto del comisario Roberto Conesa, Manuel Ballesteros, se negó a darle trabajo. Este desaire y las dificultades económicas por las que atravesaba le soltaron la lengua. Llegó un momento en que se creyó impune. Contó que el atentado a Cubillo lo había organizado él por encargo de Conesa. Conesa nunca ha dado la cara. Se desconoce su paradero. Él y Espinosa pusieron al descubierto su antigua amistad en un careo ante el juez en 1987. Se trataron de tú. Espinosa fue detenido a finales de 1988. Estaba desamparado. Según Cubillo, en febrero de 1978, en una reunión, celebrada en Bayona, participó junto a un grupo de militares y civiles en los últimos preparativos de su atentado.

En una ocasión, Espinosa llegó a revelar que el entonces ministro del Interior, Rodolfo Martín Villa, estaba informado del atentado contra Cubillo. De aquella imputación, no probada, se hizo eco Cubillo. Martín Villa se querelló por calumnias, pero perdió el juicio. José Badía, abogado del independentista canario, indica que ese mismo fallo abrió el camino para esclarecer las posibles responsabilidades de Ios servicios policiales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 06 de agosto de 1990.

Lo más visto en...

Top 50