Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:POP

La incógnita del cambio

Desde su primer disco, el grupo británico Immaculate Fools ha sido querido y admirado por el público español. El lanzamiento desde España al mercado internacional de su tercer álbum, Another mans world, parece que ha aumentado el carisma del grupo, que en su recital madrileño fue acogido con un cariño y una entrega inusual, porque el regreso de Immaculate Fools se presentaba bajo el signo de lo desconocido.Tras una buena actuación del grupo español Bajas Pasiones, la aparición en el escenario de Immaculate Fools permitió constatar el cambio. De su formación original sólo quedan los hermanos Weatherhill, y de aquel estilo oscuro, íntimo y tierno que les encumbró hace tres años, apenas quedan algunas referencias y, ante todo, la voz excelente de Kevin Weatherhill.

Immaculate Fools

Kevin Weatherhíll (voz, guitarra, armónica), Paul Weatherhill (bajo , coros), Brian Betts (guitarra), Barry Wickens (violín, guitarra, coros), Paul Sikmore (batería), lan Devlin (teclados). Precio: 1.800 pesetas (1.500, venta anticipada). Aforo: 1.500 personas. Sala Universal Sur. Madrid, 10 de julio.

El quinteto actual se ha acercado a ciertos planteamientos foIk, y el espíritu de grupos como Fairport Convention se asoma levemente en algunas canciones, aquellas donde el violín de Barry Wickens adquiere mayor protagonismo, aunque su labor no exprime las posibilidades expresivas de este intrumento, limitándose a dar color o a sustituir los dibujos de las guitarras del grupo original.

Con su nuevo planteamiento, Immaculate Fools ha ganado en variedad rítmica y energía interpretativa, pero ha dejado en el camino algo de su capacidad para el matiz, sutileza y buena parte de intimismo. El grupo mantiene calidad en la composición -aunque en su nueva etapa no haya conseguido temas emblemáticos como Immaculate Fools-, cierta monotonía armónica y escasa capacidad de sorpresa. También conserva su dignidad musical, merece elogios por la dirección de su nuevo planteamiento y por enfrentarse con valentía al riesgo y a la incógnita del cambio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de julio de 1990