Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ITALIA 90

El Platini yugoslavo

Dragan Stojkovic fue el culpable de la eliminación de España

JOSÉ MARIA SIRVENT Michel Platini , actual seleccionador de Francia, estaba en la tribuna del estadio Bentegodi de Verona. Dragan Stojkovic lo sabía y quiso dedicarle la faena. "Es el jugador que más he admirado siempre. El modelo que intento seguir y copiar comentó en un arrebato de humildad. Primero un gol de habilidad. Después un lanzamiento impecable de falta. Él solo mandó a casa a España y clasificó a Yugoslavia para los cuartos de final. Sus compañeros, simplemente, se limitaron a aguantar el balón y a esperar sus genialidades.

Seguramente, Bernard Tapie, el acaudalado Financiero francés propietario del Olympique de Marsella, se frotó las manos al ver por televisión cómo se desenvolvía su nuevo fichaje. Quizá también pensó que había invertido muy bien los 1.000 millones de pesetas que había pagado al Estrella Roja de Belgrado y con los que se podrían crear cinco equipos yugoslavos.

De momento, Tapie ya tiene un dictamen favorable de todo un catedrático como Platini: "Stojkovic es un gran campeón. Con la pelota en los pies es impredecible. Tiene imaginación e improvisa constantemente; regatea, da asistencias y tira a puerta desde cualquier posición". Para Stojkovic el elogio tuvo sabor a gloria, porque precisamente es un gran admirador del que fue máxima estrella del fútbol francés. Es más, ayer incluso aseguró que lanzó la falta contra España imitando su estilo.

Nacido hace 25 años, en Yugoslavia se le conoce por Pixie, por su afición a los dibujos animados de Tom y Jerry. Hijo de un obrero metalúrgico, casado y con una hija, es la máxima estrella de un fútbol yugoslavo que cada año sufre una sangría de jugadores. Yugoslavia es una enorme fábrica de virtuosos del balón, que siempre tiene problemas para armar a su equipo nacional. Este Mundial, por ejemplo, lo están disputando entre bronca y bronca, pero con unos futbolistas capaces de resolver el partido a base de genialidades.

Goles sin precio

Las acciones de Stoikovic y su táctica le costaron muy caras a España. Sí, su táctica, porque fue Stoikovic y no el técnico Ivica Osim. quien planificó las perrerías fútbolísticas que se vieron durante todo el encuentro, aunque él prefiera declarar que sólo aconsejó a su entrenador. "Los dos goles que marqué no tienen precio", manifestó ayer el jugador. "En el primero hice un amago, recorté a Martín Vázquez y hasta se: cayeron los suplentes españoles del banquillo. En el segundo, intenté imitar a Platini".

Sus goles no le hacen mantener grandes esperanzas de que su equipo siga adelante en este Mundial. "Creo que ya hemos hecho bastante. Mi pronóstico es que la final la jugarán Italia y la República Federal de Alemania".

Stojkovic ya sueña con incorporarse al Marsella, con su Mercedes y con su casa en la costa, donde situará en un lugar privilegiado a su loro Niki. "Mi loro no sabe decir Maradona. Sólo repite una y otra vez 'Pixie, Pixie". En Francia sólo quiere estar dos años: "El hecho de que Tapie me haya fichado me hace sentirme como el segundo mejor jugador del mundo, detrás de Maradona". El Marsella es su trampolín para Italia, donde pagan mejor, aunque él asegure que el dinero "no es una obsesión". Para España sí lo fue.

Del equipo de Luis Suárez, Stojkovic aseguró profesar una profunda admiración por Michel: "Nuestro estilo sobre el terreno de juego es parecido". Al menos ambos recibieron el apelativo de matador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de junio de 1990