Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una zona de gran actividad sísmica

El terremoto que ha afectado a Irán se ha producido en la zona eurasiática, que tiene una gran actividad sísmica, debido a la presión que ejerce hacia el norte la placa tectónica arábiga sobre la euroasiática a una velocidad de dos a tres centímetros por año. Las placas tectónicas son los enormes bloques rígidos que forman la corteza terrestre, cuyos movimientos relativos dan lugar a los choques y deslizamientos que causan la actividad sísmica.Desde el año 1975 se han producido 16 terremotos importantes en esta zona. Los dos últimos tuvieron lugar en Quingai (China) el 26 de abril y en Bucarest (Rumanía) el 30 de mayo. Sin embargo, el territorio sísmicamente frágil es mucho más extenso y abarca desde el Mediterráneo hasta Malasia. En 50 años en este gran cinturón sísmico se han producido una docena de terremotos de magnitud 8. En 1641 tuvo lugar uno que se cree provocó 30.000 víctimas mortales. En 1962 otro causó 10.000 víctimas y un tercero en 1978 dio origen a 25.000 muertos. El último terremoto ocurrido en Irán tuvo lugar en 1981 y causó 8.000 muertos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de junio de 1990