Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA BATALLA POR EL VOTO EN ANDALUCÍA

Los nuevos empresarios

Una nueva clase empresarial ha nacido en Andalucía en los últimos años. Hay quien piensa que la verdadera transformación de la región se está produciendo en lo que siempre fue su base tradicional de riqueza: el campo, y en que se está dando en el campo, por primera vez en la historia de Andalucía, la aparición de empresarios capaces de asumir operaciones de riesgo. Almería, sobre todo, y también Huelva, han visto crecimientos espectaculares de la riqueza como consecuencia de la introducción de los cultivos extratempranos bajo plástico. Almería ha sido una de las provincias españolas que más rápidamente ha incrementado su renta, hasta hace poco deprimida en uno de los últimos lugares de la lista nacional. En El Ejido, un pueblo de la comarca del Poniente y hoy capital del mar de plástico, se concentra uno de los números más altos de oficinas bancarias por habitante de toda España, y de allí salen todos los días camiones con matrículas de todos los países de la Comunidad Europea.En otro sector tradicional de riqueza, sin embargo, pintan bastos. El turismo de la Costa del Sol está cayendo en picado. E incluso algunos empresarios piensan ya en una reconversión que adecúe una oferta exagerada a las auténticas condiciones de la demanda. Para este verano se habla de un descenso cercano al 20% y los principales operadores turísticos internacionales miran cada vez con mayor atención al Mediterráneo oriental y al norte de África.

MÁS INFORMACIÓN

Construcción

Pero donde se está viendo con mayor claridad el empuje del 92 es en las obras públicas y en la construcción. Un crecimiento del sector de la construcción del 15%, en 1988 frente a un 10,5% nacional explican en buena medida el bosque de grúas que se contempla hoy desde las azoteas de cualquier gran ciudad andaluza.

Es en Sevilla donde la fiebre de la construcción, y sobre todo de las obras públicas, se ha disparado hasta extremos insospechados. Sevilla, ha dicho su alcalde, el socialista Manuel del Valle, es en estos momentos "una ciudad en estado de obras". La preparación de la Exposición Universal ha desbordado el recinto de la isla de La Cartuja -donde se celebrará la muestra- y desde el aeropuerto, pasando por la nueva estación de ferrocarril, hasta la calle más escondida del centro de la ciudad se hallan inmersos en la vorágine constructora. Los sindicatos han puesto el grito en el cielo por el volumen de horas extraordinarias que se está llegando a hacer.

La Expo, se dice desde los sindicatos sevillanos, está generando empleo, "algo muy diferente a generar puestos de trabajo", dice un representante laboral. Según los cálculos hechos por la propia organización de la Expo, expresados por el consejero delegado Jacinto Pellón, las inversiones canalizadas hacia la muestra van a generar unos 130.000 empleos, cifra considerada muy optimista por la dirección provincial de Comisiones Obreras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de junio de 1990