Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descubierto un explosivo en el coche de un policía que ocupaban cinco niños

Un artefacto explosivo colocado en el interior de un turismo propiedad de un policía nacional fue desactivado ayer en Bilbao por miembros del Equipo de Desactivación de Explosivos (EDEX). La presencia del artefacto fue detectada por la esposa del policía, según el Gobierno Civil de Vizcaya cuando a las 9.15 de la mañana se disponía a utilizar el vehículo famliar para trasladar a cinco niños al colegio.Otras fuentes del mismo Gobierno civil aseguraron a Efe que fue uno de los cinco niños el que, al pasar al asiento de atrás vió el paquete sospechoso que era una especie de Fiambrera de color verde y preguntó a la mujer "¿qué es esto?". La esposa del policía hizo salir a los niños del vehículo y avisó a su marido.

El coche, un Renault 12 matriculado en León, estaba estacionado en la calle Sagarmínaga del barrio bilbaíno de Santutxu, a pocos metros de distancia de un colegio público. El paquete que levantó las sospechas de la esposa del policia había sido colocado en el interior del automóvil, bajo el asiento delantero izquierdo. Tras obligar a los cinco ninos, hijos suyos y de familias amigas, a abandonar el coche, la mujer regresó a su domicilio donde se encontraba su marido, quien avisó a la Comisaria.

Dos kilos de amonal

El Gobierno Civil de Vizcaya informó que el artefacto estaba formado por más de dos kilogramos de amonal y disponía de un sistema de activación que provoca el estallido del explosivo cuando el paquete se mueve. La desactivación de la bomba requirió el acordonamiento de la zona aunque la actividad escolar en el colegio cercano no fue alterada. Los artificieros del EDEX necesitaron más de tres horas para desactivar el artefacto. El Gobierno Civil de Vizcaya no facilitó la identidad del policia.La bomba era de característica similares al que el pasado lunes destrozó en Basauri (Vizcaya) el turismo de un agente de la escala básica del Cuerpo Nacional de Policía cuando hizo explosión de forma fortuita, cuando no había nadie en el interior del vehículo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de junio de 1990