Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

Uld Didi: "El conflicto del Sáhara se resolverá"

El ministro de Exteriores mauritano desea negociar el acuerdo pesquero con la CE

El ministro de Asuntos Exteriores mauritano, Hasni Uld Didi, considera que el conflicto del Sáhara occidental "se resolverá necesariamente" mediante un acuerdo político entre Marruecos y el Frente Polisario. "Mi país, implicado en este conflicto por razones de vecindad, así como de lazos de amistad con los afectados, está desempeñando un papel muy activo, aunque discreto, en este sentido", afirma Uld Didi, quien se muestra "muy satisfecho" por los resultados de la visita que está efectuando a España.

Hasni Uld Didi, ex ministro de Educación de Mauritania y, desde hace tres meses, ministro de Exteriores, cree que las relaciones entre su país y España "son excelentes". Por lo que se refiere a las conversaciones que acaban de iniciarse, en el marco de la Comunidad Europea, sobre el tema pesquero, Uld Didi afirma que su país está dispuesto a dar facilidades, dentro de los límites que impone la necesidad de velar por los bancos".Según Uld Didi, las relaciones con España "son tan importantes" para Mauritania y que su Gobierno "se negará a adoptar cualquier medida que interfiera en ellas".

Por ello, a pesar de las presiones de los responsables franceses encargados de sanear Air Afrique para que los accionistas africanos recorten los vuelos de otras compañías extranjeras, Mauritania "no ha modificado sus enlaces con sus vecinos, incluidas las islas Canarias".

Pregunta. ¿Cuál es el pulso actual de las relaciones con Senegal?

Respuesta. Desde los incidentes del pasado año, la situación no ha evolucionado. Las fronteras entre los dos países siguen cerradas, pero Senegal hace que pasen a nuestro lado bandas armadas que se de dedican al pillaje y, a menudo, también asesinan a civiles inocentes e indefensos. Es una especie de bandolerismo organizado por el Estado senegalés. Ha habido encuentros bajo los auspicios de la OUA, pero no se ha podido llegar a un acuerdo por la intransigencia de Senegal, que se ha prestado a las manipulaciones de terceros. Las razones estriban en la situación de crisis interna que padecen nuestros vecinos. Su Gobierno cree que va a poder distraer la atención de su pueblo con conflictos exteriores con Gambia, Guinea Bissau y Mauritania.

P. ¿A qué se refiere cuando habla de manipulaciones?

R. Hemos constatado que hay intentos de desestabilizar África. El deterioro de nuestras relaciones con Senegal no es el único ejemplo. En todo el continente se plantea una crisis sin precedentes. La culpa, quizás, sea de la mala gestión económica, pero no se puede eludir la responsabilidad que tienen la deuda y la caída de intercambios comerciales en el Tercer Mundo. Desde luego, por nuestra parte se impone una evolución. Pero da la impresión que hay quien quiere forzar la mano para que todo estalle... Son fuerzas externas al continente, pero, como comprenderá, no quiero dar nombres.

P. ¿Cree que los cambios registrados en Europa y en las relaciones internacionales pueden beneficiar a África?

R. Me alegro de los cambios acaecidos en Europa. La comunidad internacional ha reaccionado con una eficacia sorprendente para movilizar los recursos necesarios para hacer frente a la situación de crisis de los países del Este. Pero no me consta que haya habido ningún gesto parecido para los países africanos.

P. Los países donantes empiezan a hablar de la necesidad de una democratización de África.

R. Se ha lanzado el tema de la democratización como la clave de la solución de los males africanos. Pero el multipartidismo no va a acabar con las consecuencias que arrasta la deuda.

P. Tras la última reunión de los países de la Unión Árabe Magrebí (UMA) se habla de un bloqueo en el proceso integrador.

R. Todo lo contrario. Prueba de esta actividad son los 50 encuentros magrebís que ya están previstos para los próximos seis meses.

P. ¿En qué medida puede el conflicto del Sáhara occidental obstaculizar este proceso?

R. Si el conflicto del Sáhara desapareciera sería, desde luego, una buena cosa para la unión magrebí. Pero no creo que sea un obstáculo clave.

P. ¿Cuál es su opinión sobre el proceso de pacificación emprendido por la ONU?

R. Soy optimista. El secretario general de la ONU ha efectuado recientemente una gira en la que ha dado muestras de un optimismo razonable. Mauritania siempre ha aconsejado a las dos partes la moderación y una solución política, la única posible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de mayo de 1990