SANIDAD

Dos centros de Barcelona y Toledo logran hacer padres a ocho hombres parapléjicos

Ocho hombres parapléjicos han logrado tener un hijo gracias a técnicas de procreación aplicadas por el Instituto Guttmann de Barcelona y la Unidad Sexual del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, según han informado facultativos de ambos centros. En cada uno de ellos, cuatro lesionados medulares han sido padres. Miquel Sàrrias, director del Instituto Guttmann, manifestó también en las II Jornadas Técnicas sobre Avances en Sexualidad y Fertilidad que se celebraron el pasado viernes en Barcelona que ha conseguido el embarazo en ocho mujeres parapléjicas.

La lesión medular no es en sí un motivo de infertilidad en las mujeres parapléjicas, pero el embarazo y el parto requieren en este caso una atención especial. En los hombres, en cambio, la lesión modular es en la mayoría de los casos motivo de infertilidad.La investigación se encamina generalmente a conseguir de los parapléjicos semen en condiciones de fecundar. Las técnicas de mejoramiento del semen y la inseminación artificial permiten ahora una fecundación que antes era absolutamente imposible, según Sàrrias. La lesión medular inhabilita las vías nerviosas que intervienen en la excitación genital, por lo que afecta a la capacidad de erección y eyaculación. Según Joan Vidal, responsable de la Unidad de Sexualidad y Reproducción Asistida del Instituto Guttmann, "menos de un 10% de los pacientes con lesiones medulares pueden conseguir una eyaculación y de ellos, menos del 5% tienen posibilidades de fecundar".

El 70% de los pacientes puede llegar a conseguir una erección, pero no es suficiente para mantener el coito y en la mayoría de los casos no concluye en eyaculación. En todos los casos, la erección está desprovista de sensitividad.

Obtención de semen

Miquel Sàrrias explica que, "en primer lugar, se intenta lograr una erección y si es posible, una eyaculación. En algunos casos se logra mediante aplicación de vibradores en el pene. En otros casos", prosigue, "recurrimos a la electroeyaculación, que consiste en provocar una expulsión de semen mediante la aplicación de electrodos por el recto. Cuando estos procedimientos no tienen éxito o no están indicados, recurrimos a la inyección de ciertas sustancias que provocan una emisión de semen. Y finalmente podemos recurrir a la extracción del semen mediante una punción de la bolsa en la que se encuentra depositado".Antonio Sánchez Ramos, médico de la Unidad Sexual del Hospital Nacional de Parapléjicos, recuerda que la primera niña nacida mediante estas técnicas, vio la luz a finales del pasado año. Tres de los embarazos se consiguieron mediante vibración y uno mediante electroeyaculación.

Uno de los padres lesionados, responsable de un embarazo que sigue su curso normal, es un tetrapléjico, lesionado más arriba y con consecuencias más graves, problema, que según este médico, "reviste más dificultad".

El futuro padre padecía eyaculación retrógrada, y emitía el semen hacia la vejiga. El equipo -dirigido por Sánchez Ramos y Alberto de Pinto- vació la vejiga para evitar el deterioro de los espermatozoides e introdujo un líquido que evitase los daños. Sánchez Ramos está de acuerdo con su colega Sàrria en que, la paraplejia no afecta a los órganos reproductores de la mujer, aunque sí a su capacidad de estimulación sexual genital.

La principal dificultad radica, según Sàrrias, en el parto, puesto que la parálisis impide que éste sea normal. La obstetricia moderna permite un control muy pormenorizado y el nacimiento por cesárea apenas ofrece riesgos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 13 de mayo de 1990.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50