Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPERCUSIONES DE LA INVESTIGACIÓN SOBRE EL P.P.

Sanchís afirma que el juez Román Puerta no le preguntó por implicaciones de Fraga o Aznar

Luis Román Puerta, magistrado delegado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo como instructor del caso Naseiro, declinó ayer formular preguntas al diputado Ángel Sanchis sobre posibles implicaciones de Manuel Fraga o José María Aznar en los hechos origen del sumario, pese a las numerosas alusiones a ambos en las conversaciones intervenidas por orden del juez Manglano. Así lo aseguró Sanchis tras una comparecencia que se prolongó cuatro horas y durante la cual el juez le hizo escuchar las cintas magnetofónicas de las quince conversaciones sostenidas con Palop entre diciembre de 1989 y enero de 1990.La declaración de Sanchis fue "corta", según el declarante, ya que las tres cuartas partes del tiempo se consumieron en la audición de unas conversaciones cuyas transcripciones constan en poder de su abogado, Luis Rodríguez Ramos, desde la pasada semana.

Sanchi.s no quiso responder a preguntas puntuales de los informadores sobre el contenido de su declaración "por respeto al magistrado" Luis Román Puerta, si bien hizo hincapié en que ni Fraga ni Aznar fueron mencionados "nunca" por el juez a lo largo del interrogatorio. Previamente, a su llegada al Palacio de Justicia de Madrid, había opinado que las eventuales preguntas sobre Aznar serían "las más fáciles de contestar porque el señor Aznar no tiene nada que ver en estos temas".

Al término de su declaración, el diputado del PP dijo encontrarse tan "tranquilo" como cuando entró y calificó su declaración de "satisfactoria". Pese a ello, reiteró que cuando termine "este desgraciado asunto" dimitirá como diputado. Tampoco quiso responder a preguntas de cariz político sobre 'las dimisiones en el Partido Popular, alegando que había pedido la baja "y ya no es mi partido".

Luis Rodríguez Ramos, catedrático de Derecho Penal y abogado defensor de Sanchis, puso de relieve que el carácter de la citación fue "conocer las opiniones y manifestaciones" del diputado, como fórmula para "facilitar la instrucción".

"Desde el primer momento" dijo Rodríguez Ramos, "el magistrado instructor aclaró que el señor Sanchis no comparecía como formalmente inculpado, ya que eso requeriría la solicitud de un suplicatorio". Según el abogado, la declaración obedeció al contenido de su escrito de personación como defensor, en el que se consideró que el interrogatorio de Sanchis no tenía porqué consistir en "un acto expresamente inculpatorio". Sin embargo, Sanchis tampoco declaró en calidad de testigo y por tanto no le fue exigido juramento.

Según Rodríguez Ramos, Sanchis expresó "vehementes dudas" respecto al contenido de las cintas, puesto que "no se reconocía en todas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de mayo de 1990