Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jovenes copan el 50% de las 12.000 peticiones de pisos al Ivima

El 48% de las personas que han solicitado casa en el Instituto de la Vivienda de Madrid (Ivima) son jóvenes con una edad comprendida entre los 18 y los 30 años. Sin embargo, sólo el 16% de los pisos adjudicados entre la demanda no estructurada ha ido a parar a manos de los jóvenes. El Ivima viene informatizando desde hace dos años todas las solicitudes de pisos que existen en los barrios de la Comunidad donde no se ha realizado ninguna actuación pública inmobiliaria.En total son 12.000 personas las que conforman la lista de demandantes no estructurados. Son, sobre todo, jóvenes, minusválidos, emigrantes, viudas, divorciados, separados con rentas inferiores a dos veces el salario mínimo. Desde 1988, los jóvenes han pasado de ser el 32% de la demanda a copar casi la mitad.

Los responsables del Ivima reconocen que aún no existe ningún plan especial para alojar a los jóvenes de la Comunidad. "Estamos intentando unificar toda esa demanda, que hasta hace dos años estaba desmembrada, y a partir de ahí, crear una ventanilla única inmobiliaria". Sin embargo, sólo se les ha adjudicado a un 16%, señala Jorge Uturbey, sociólogo del Ivima.

Viviendas adjudicadas

Desde 1987, el Ivima ha adjudicado 280 viviendas entre sus 12.000 solicitantes, todas en régimen de alquiler. "El precio de los alquileres depende normalmente de los ingresos, y oscila entre las 4.000 y las 14.000 pesetas", indicó Uturbey. A pesar de que las viviendas entregadas son muy pocas en relación a la demanda, los ciudadanos no cesan de rellenar impresos de solicitudes; en la sede del Ivima.Los sociólogos del Ivima han comprobado que la demanda aumenta cada vez que televisan un programa de debate en el que aparece algún representante del Gobierno regional explicando los "logros" de la política de vivienda social en la Comunidad de Madrid. También aumenta de forma considerable durante los meses de invierno.

En el distrito de Moratalaz, donde se ha construido el edificio circular del arquitecto Sáenz de Oiza para realojar este verano a la población marginal del Pozo del Huevo, los vecinos han convertido su barrio en un año en el de mayor demanda. En Moratalaz se pasó de una demanda de un 6% en 1987 a un 14% de demandantes sobre la cifra total. El aluvión se produjo después de que el Ivima anunciara que los jóvenes de Moratalaz tendrían preferencias para adquirir las viviendas que sobraran tras el realojo del Pozo del Huevo. Mientras algunos vecinos protestaban por la llegada de los gitanos a su barrio, otros más avispados y probablemente menos racistas se precipitaron sobre las oficinas del Ivima.

Además de los estudiantes existen 280 solicitudes de emigrantes que viven fuera de España, con un salario inferior a 2,5 veces el salario mínimo.

En cuanto al estado civil de los solicitantes, el sistema informático del Ivima ha desvelado que un 16% de ellos están divorciados o separados; el 8,5%, solteros; el 66%, casados, y el 8,5% corresponde a viudos.

La mayoría de las familias (un 47%) se sitúan entre los tres y los cuatro miembros, y el 30% son trabajadores eventuales. Un tercio de las familias demandantes dispone de una renta que oscila entre 700.000 pesetas brutas y un millón de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de mayo de 1990

Más información

  • Responsables de la Comunidad afirman que no hay un plan específico para este colectivo