Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CINE

Satanismo y vida cotidiana

Hay películas que prometen mucho y dan poco, y La luna negra es una de ellas. De la lectura de la sinopsis, unida a la valía de los colaboradores, podía esperarse una obra meritoria encuadrada dentro del género fantástico; la realidad, por desgracia, no es tan favorable como esas previsiones. Y sin embargo, Imanol Uribe es un director exigente e inquieto, amante de las propuestas arriesgadas y cuya carrera se resiste a cualquier encasillamiento.Un profesional que rehúye las fórmulas establecidas y acepta seguir la vía de los géneros comerciales, sin renunciar a sus preocupaciones más personales, merece todas las alabanzas, a condición de que ese método de trabajo permita llegar a unos resultados válidos. La luna negra es un buen ejemplo de compromiso entre la industria y la fidelidad al propio temperamento creador, pero también representa una muestra inequívoca de los enormes peligros que conlleva una propuesta difícil, al borde de dos presiones contrapuestas.

La luna negra

Producción: Origen-TVE, SA. Guión y dirección: Imanol Uribe. Intérpretes: Lydia Bosch, José Coronado, Fernando Guillén, Emma Suárez, Amparo Muñoz, Fernando Sancho. Estreno en Madrid: Roxy B.

El género fantástico requiere una especial sensibilidad y un control férreo de los elementos que se manejan, especialmente cuando pretende integrarse en la vida cotidiana. Si no es posible dar la vuelta a las convenciones imperantes, como demostraron los grandes maestros -Tourneur, Whale, Browning, Polanski...-, es mejor conservar el marco habitual, sin modificarlo, porque nadie puede garantizar el éxito en un terreno tan arriesgado si a los obstáculos habituales se añade el de la innovación.

La luna negra vale más por lo que podría haber sido que por sus logros reales, pero la ambición del proyecto y los esfuerzos de Imanol Uribe y de sus colaboradores por hacer una película digna, dentro de un género comercial y popular nos permiten seguir confiando en este director, cuyas inquietudes encontrarán muy pronto un vehículo cinematográfico más apropiado que éste.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de mayo de 1990