_
_
_
_
Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

De la procelosa ambigüedad

Después de la caída general de los índices del martes, el ulterior descenso de ayer, en medio de un clima irregular, viene a constatar dos temores ya confirmados: el optimismo de días atrás acompañado por la idea de una recuperación de la inversión institucional no estaba justificado; y, en segundo lugar, queda patente que al menor titubeo la ley del corto plazo pone pies en polvorosa al sector más sensible y temeroso. La volatilidad se hace crónica en coyunturas bursátiles como la actual. La levedad de la confianza en la mayoría de inversores es proporcional a la escasa concentración de riesgos en las carteras que en las dos últimas sesiones han vuelto de hacer posiciones para alcanzar con rapidez un liviano porcentaje en renta variable. Los gestores de patrimonios se enfrentan a la necesidad de realizar rápidos beneficios cada vez que la oportunidad es mínimamente propicia. Cuando la pintan calva, como ocurrió en el último fin de semana, las firmas de inversión buscan las altas rentabilidades que el mercado les viene negando hace muchos meses. Con este clima de exasperación es imposible una fijación mínima de los cambios, única vía para alcanzar la deseada firmeza.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_