La Policía Municipal hizo labores de vigilancia de forma "incontrolada"

La Comisión de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, que ha investigado las prácticas de espionaje realizadas por la Policía Municipal, ha comprobado que éstas se retomaron días después de la moción de censura que descabalgó a los socialistas del equipo de gobierno. Ello, a pesar de una orden en contra aprobada por los mismos socialistas. Otra de las conclusiones más sorprendentes de la comisión es que el acondicionamiento del llamado furgón espía contó con el asesoramiento de dos inspectores de la Policía Nacional de la comisaría de Centro.

La comisión investigadora, que se ha reunido en seis ocasiones durante 30 horas de duración, ha interrogado a 18 personas relacionadas con el furgón espía o con el descubrimiento de dos archivos secretos.Entre las conclusiones a las que ha llegado la investigación, presidida por el concejal responsable de Seguridad y Policía Municipal, el centrista Fernando Bocanegra, figura "el incremento notable durante los años 1987 y 1988 de los servicíos de paisano, pudiendo valorarse éstos como incontrolados e incluso fuera de la estructura jerárquica" del cuerpo.

Otra de las averiguaciones del equipo municipal ha sido la de que hasta fecha muy reciente se han mantenido y actualizado las fichas referidas a las actividades de los sindicalistas de la Policía Municipal". También fueron seguidos algunos miembros del cuerpo fuera de sus horas de servicio, con conocimiento del entonces alcalde, el socialista Juan Barranco, y el concejal de Seguridad, Emilio García Horcajo.

Respecto al denominado furgón espía, el informe final relata que en la reestructuración efectuada en enero de 1989 por el equipo socialista se contempla la adscripción de dos furgonetas camufiadas a la Unidad de Protección Ciudadana. Desde noviembre de 1988 hastajulio del año siguiente, el vehículo estuvo siendo acondicionado, con el presunto asesoramiento de dos funcionarios de la comisaría de Centro, de los cuales sólo se ha identificado al inspector Piedrabuena.

Dos horas de trabajo

La comisión investigadora ha determinado que "el furgón no se llegó a utilizar, excepto una vez de modo experimental y por espacio de dos horas, debido al cambio de Gobierno municipal". Esta operación, sin embargo, se realizó cuando ya estaba al frente del Ayuntamiento el nuevo equipo de centro-derecha, con ocasión de un conflicto de marmolistas en el cementerio de Carabanchel."Los gastos ocasionados para el equipamiento [del furgón espía] están pendientes de la auditoría ordenada por el concejal delegado en la Academia de Policía Municipal".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS