Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA ataca los guardias civiles que protegen la autovía de Navarra

ETA lanzó ayer seis granadas de carga hueca contra el destacamento de la Guardia Civil instalado en la localidad navarra de Lecumberri para proteger las obras de la autovía Navarra-Guipúzcoa. El ataque causó lesiones leves a cualtro guardias y cuantiosos daños materiales.Un perro entrenado para detectar explosivos resultó destrozado cuando tropezó con el sedal que activaba una trampa bomba compuesta por cinco kilos de anional. El cebo había sido dispuesto por los terroristas para sorprender a los guardias que acudieran al lugar desde donde se lanzaron los proyectiles.

Éste es el primer atentado contra la autovía cometido por la banda armada. La autovía Navarra-Guipúzcoa tiene el visto bueno de la Comisión de Medio Ambiente de la CE, pero es puesta en entredicho por algunos grupos ecologistas y radicales vinculados al ámbito de influencia de HB.

Por otro lado, Henri Parot, Una¡, reconoció ayer ante: el juez de la Audiencia Nacional ser el miembro más activo del comando itinerante de El-A, desarticulado tras su reciente detención en Sevilla. Parot admitió que fue él quien remató a la fiscal Carmen Tagle y colocó personalmente los coches bomba contra el cuartel de Zaragoza y la sede de la Dirección General de la Guardia Civil.

Parot fue también quien depositó un artefacto explosivo sobre el vehículo del general Valenzuela, que al estallar causó la muerte de sus ayudantes y del conductor.

En la jornada de ayer también pasaron a disposición judicial las personas detenidas por la policía autonómica vasca en Vizcaya por su presunta pertenencia a un grupo de apoyo del comando que ETA mantiene en esa provincia.

Páginas 13 a 15

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de abril de 1990