Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un artefacto explosivo destruye el vehículo de un brigada de la Legión en Fuerteventura

LUCAS ZENMAR Un artefacto explosivo compuesto por una carga de trilita destruyó en la madrugada del miércoles el vehículo de un brigada del tercio Don Juan de Austria de la Legión en la isla de Fuerteventura. El suboficial es uno de los responsables de los ejercicios de tiro que se desarrollan desde el 17 de marzo en el campo de prácticas del municipio de Pájara.

La explosión del vehículo se produjo a 300 metros de la puerta principal de los acuartelamientos de la Legión y provocó importantes destrozos en viviendas próximas. Las primeras investigaciones apuntan a que el material utilizado para la destrucción del vehículo podría proceder del propio polvorín del tercio Don Juan de Austria. Según fuentes policiales de Policía de Puerto del Rosario, capital de Fuerteventura, se descarta que los responsables del atentado tuvieran intención de dañar fisicamente al brigada o a sus familiares, dada la utilización de una mecha lenta para la detonación de la trilita.El suboficial, propietario del automóvil matrícula GC-9850-AM, se encuentra destacado en el campo militar de Pájara, al sur de la isla, cerca del cual se produjo un incidente el pasado 19 de marzo, cuando un grupo de 15 bañistas, acompañados por dos dos niños, fueron sorprendidos en la playa de La Solapa por un peligroso ejercicio de tiro.

El incidente fue denunciado el lunes en el Senado por el parlamentario de la Asamblea Majorera, Gerardo Mesa Noda. En un informe presentado al Ministerio de Defensa, el senador canario critica "los constantes vuelos rasantes que ejecutan aviones del Ejército en las playas de Jandía, las inspecciones nocturnas de helicópteros en Puerto del Rosario y el hallazgo de peligrosas bombas fuera de los recintos de tiro". "Yo mismo", agrega, "entregué en el Juzgado de Instrucción una de ellas, encontrada por un vecino de Pájara cerca de una escuela de niños".Por su parte, el Cuartel General del Ejército de Tierra asegura que no había ninguna unidad de la Legión en la zona del incidente y que las detonaciones oídas por los bañistas obedecían a los ejercicios de tiro realizados por piezas de artillería. Según esta versión, los proyectiles impactaban en el campo de ejercicios y no en el lugar donde estaban los bañistas, cuyo temor fue provocado por el estruendo que producen al disparar las baterías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de marzo de 1990

Más información

  • El militar estuvo relacionado con un incidente en unas maniobras