Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP decide hacer propaganda en Melilla pese a estar prohibido

El Partido Popular puso ayer en un aprieto al delegado del Gobierno en Melilla, Manuel Céspedes, al depositar en el servicio de Correos 33.000 cartas con propaganda electoral, pese a que la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la repetición de las votaciones en esa ciudad el próximo domingo prohibía expresamente hacer campaña. Céspedes se encontró, pues, ante la alternativa de impedir su difusión y originar un conflicto o permitir el reparto y participar presuntamente en un delito electoral. Finalmente consultó a la Junta Electoral, que al cierre de esta edición aún no se había pronunciado.Las 33.000 cartas -en cuyo sobre figura la leyenda "envíos de propaganda electoral"- fueron franqueadas por el PP con sellos de una peseta, como ocurre durante las campañas electorales. En esos casos, el Estado cubre el resto del importe, hasta ocho pesetas, en concepto de ayuda a los partidos. Al no tratarse actualmente de un período electoral, el Estado queda impedido de facilitar esa ayuda, máxime cuando otras fuerzas políticas no han disfrutado de ella.

En esa situación, una de las posibilidades consideradas en fuentes de la Administración fue seguir el procedimiento normal para los casos de franqueo insuficiente, de modo que el destinatarío pagase las siete pesetas de diferencia si deseaba disponer del contenido de la carta. No obstante, se desechó por sus eventuales consecuencias, en unos momentos en que el Gobierno intenta no suscitar ningún incidente en esta segunda vuelta de las elecciones anuladas.

La Junta Electoral ya envió el martes una nota al PP para que modificase las cuñas de radio que estaba emitiendo, en las que se pedía el voto para esta formación política, según comentó ayer en Melilla el dirigente socialista Eduardo Martín Toval. El PP es el partido que mayor actividad de campaña ha desarrollado, con furgonetas y altavoces por las calles, anuncios en Prensa, carteles en las paredes, y el referido envío de propaganda. El PSOE se ha limitado a colocar carteles y vallas publicitarias en los que, al contrario que el PP y el Partido Nacionalista Melillense (ultraderechista) no cita la fecha de las elecciones y se limita al lema "por Melilla". No obstante, el presidente de la empresa pública Compañía Trasmediterránea, José Pita, acaba de anunciar en Melilla que la ciudad contará desde abril con un servicio de barcos de pasajeros que harán el trayecto hacia Málaga y Almería cada día, y no alternativamente, como hasta ahora. A ello se une el anuncio de que el servicio aéreo se incrementará con un vuelo diario más a la Península.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de marzo de 1990