Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juzgado de Leganés no logra hacer cumplir sus resoluciones

El Juzgado de Primera Instancia número 2 de Leganés lleva dos años intentando hacer cumplir una sentencia dictada el 10 de marzo de 1988, que iba a resolver una demanda interpuesta el 27 de Julio de 1987 por Leocadio Navarro y Conrada Ramos, por la que solicitaban del juez un réjgimen de visitas para poder ver a su nieto, Leocadio Navarro Herrera, quien nació unos días antes de la muerte del hijo de ambos y que en la fecha de la demanda tenía 18 meses.A pesar de aquella primera sentencia, los abulelos paternosdel niño nunca pudieron ver a su nieto. Poco después falleció la madre del pequeño, que ahora permanece junto a los abuelos maternos, Pablo Herrera y Natividad Conde. Desde entonces el juzgado de instrucción de Leganés ha emitido 10 resoluciones, dando siempre la razón a los abuelos paternos y estableciendo el régimen de visitas pedido, al que continuamente se negaron los abuelos maternos. Ha sido necesario durante este tiempo la presencia de la policía en el domicilio del niño, y ni aún así Leocadio y Conrada pudieron ver a su nieto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de marzo de 1990