Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno cántabro del Partido Popular prepara la censura contra su presidente

La tormenta nolítica provocada al conocerse que el propio consejero de la Presidencia cántabra, Roberto Bedova, esponsable del Partido Popular (PP) en Cantabria, y al menos uno de sus consejeros se habían desplazado a Madrid para pedir el cese del presidente de la comunidad no ha afectado Juan Hormaechea. Éste, al tanto de las operaciones, comenzó el Consejo de Gobierno del pasado miércoles con un rutinario "vamos a ver qué tenemos para hoy".Juan José Lucas, secretario de Acción Territorial, recibió la denuncia de que el matrimonio Político del PP con Hormaechea necesitaba ser anulado. Se trataba de ver si Madrid aprobaba el planteamiento de una moción de censura del partido contra el presidente que, como independiente, hizo ganar las elecciones autonómicas al PP.

La crisis de la derecha cántabra comenzó en vísperas de la campaña para las elecciones del 29 de octubre. Algunos días antes el presidente anunció que no abriría la boca en favor del Partido Popular. Así que mientras Isabel Tocino recorría Cantabria en demanda de votos, Hormaechea se hallaba en Canadá gestionando la compra de dos sementales.

A Hormaechea lo que le reprochan sus detractores en el Consejo de Gobierno es la forma de ejercer el poder. "Es que para Hormaechea", dice uno de ellos, "la democracia es un mero formalismo". Fue ésta la causa de que dos diputados regionales del grupo conservador se pasaran, en noviembre último, al Mixto. Uno de ellos, Manuel Pardo Castillo, dice que Hormaechea ha estado dinamitando al PP, "promoviendo en la sombra grupos y grupúsculos que se relancen bajo su individual prepotencia" .

A Juan Hormaechea se le atribuye también la salida de cinco concejales del Grupo Popular, lo que ha dejado en manos socialistas la mayoría en el ayuntamiento.

Los altos dignatarlos del PP comienzan a considerar que la cohabitación política con un hombre de manías presidencialistas y cultivo de la independencia se considera ya imposible.

Juan Hormachea manifestó ayer que se siente "plenamente respaldado por los cántabros", tras conocer el resultado de tres encuestas que indican que el mayoría de la población aprueba su gestión. Uno de los sondeos, elaborado por la Universidad Complutense de Madrid, otorga al actual presidente cántabro un respaldo del 77 % de la población.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de marzo de 1990

Más información

  • Hormaechea señala que no le afecta la crisis