Tres miembros de los GRAPO rechazan la alimentación forzosa

Los miembros de los GRAPO Olegario Sánchez Corrales, José Francisco Cela Seone y José Balmón Castell, ingresados en dos centros asistenciales de Zaragoza, rechazaron ayer la sonda que les proporcionaba la alimentación forzosa, tras un requerimiento judicial en ese sentido. Un familiar de Olegario Sánchez aseguró ayer que la decisión de desconectarse la sonda se debe a la petición de que sean dados de alta médica para proseguir la huelga de hambre. El juez de la sección primera de la Audiencia de Zaragoza resolvió el pasado 14 de febrero a favor de la alimentación forzosa de los tres miembros del GRAPO, tras 74 días de ayuno.Por otra parte, el abogado de las presas de los GRAPO internadas en la prisión de Basauri, José Esteban, presentó ayer una denuncia ante el juzgado de guardia de Bilbao contra la dirección del centro por malos tratos, al haber autorizado la alimentación forzosa de sus defendidas, Josefina García Aramburu, Teresa de Jesús González, y Carmen López Anguita, en las celdas de la cárcel vizcaína. Esteban calificó de "lamentable" la situación en la que se encontraban las tres reclusas y señaló que, en caso de emergencia, sus vidas corren mayor peligro, informa Aitor Guenaga.

El letrado ha denunciado al director de Basauri, Arturo Fernández, por no poder entrevistarse con las tres presas, a pesar de tener una autorización de la juez de guardia. Arturo Fernández confirmó a este periódico que las tres presas de los GRAPO, alimentadas con sonda desde el pasado viernes, se encontraban en situación estacionaria por lo que decidieron alimentarlas forzosamente en la cárcel. Es la primera vez que la dirección de la prisión autoriza la alimentación en el recinto carcelario.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción