LA DERROTA DEL SANDINISMO

Lenin Cerna: "Con el FSLN hasta el final"

El viceministro del Interior nicaragüense condiciona la entrega de las armas a que se garanticen las conquistas revolucionarias

El viceministro del Interior de Nicaragua y encargado de los organismos de la seguridad del Estado, Lenin Cerna, advierte que el Frente Sandinista para la Liberación Nacional (FSLN) es un partido armado que no entregará las armas a menos "que sean garantizadas las conquistas de la revolución". Cerna, que pertenece al FSLN desde hace 20 años, combatió durante 14 años en la clandestinidad y cumplió siete años de cárcel en la dictadura de Anastasio Somoza, aseguró que sus hombres y él seguirán con el FSLN "hasta el final".

En sus primeras declaraciones a un medio de información extranjero, Cerna subrayó a EL PAÍS: "Puedo dejar mi cargo, eso no me extraña, respondo a los intereses del Gobierno del Frente. Eso no es importante. Sí puede serlo si no estamos de acuerdo con lo que está pasando".Lenin Cerna se declara dispuesto "a pelear" si la oposición no atiende sus demandas, aunque precisa que "si las cosas llegan a un acuerdo, estamos dispuestos a pelear en un Parlamento. ¿Me explico?. Pero hay cosas que son fundamentales y que vamos a pelear".

El destacado dirigente sandinista considera que los asuntos fundamentales son: "La seguridad de nuestra gente, la seguridad de los funcionarios públicos, la seguridad del pueblo en las conquistas que ha tenido. Porque por esas conquistas fuimos a la guerra y por esas conquistas nos pasamos la mitad de la vida peleando. Peleando contra los americanos". Cerna agregó que "si eso no se cumple, si esas conquistas no se respetan, no nos extrañe que tengamos que pelear de nuevo contra los americanos".

El hombre que dirige los entresijos de la seguridad del Estado nicaraguense está de acuerdo, sin embargo, con el tono conciliador y la aceptación de la derrota de Daniel Ortega, pero destaca el carácter mayoritario del FSLN. "El Frente Sandinista es el partido con mayor voto. Esta coalición de partiditos [en referencia a la UNO] respaldada por los gringos estuvo fundamentada en los problemas que los gringos nos han creado. Pero el Frente respalda totalmente al comandante Daniel Ortega, porque ha sido nuestro dirigente en las distintas épocas de la revolución".

Cuando se le pregunta si está dispuesto a mantenerse en su puesto con un Gobierno presidido por Violeta Barrios de Chamorro y aceptar sus órdenes se escuchan risas entre sus guardaespaldas. "Mejor que pongan a otra gente. Yo pasaré a ser un miembro más del partido".

Lenin Cerna, cuya presencia física responde a su pasado guerrillero y al estereotipo de hombre de acción, subraya que "ahora les vamos a hacer la oposición". "La diferencia entre la oposición nuestra y la oposición de ellos es que tenemos una organización sólida, compactada. Ahora vamos a pelear por los salarios de los maestros, por la comida, por los transportes. Por todo eso".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En cuanto a la posibilidad de que las bases más radicalizadas del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) salgan a la calle y se dispare un proceso de violencia y anarquía, Cerna indica que "el discurso del presidente Ortega lo ha dicho todo". Insiste también en que "los nicaragüenses están pidiendo igualmente garantías. Garantías significa no retroceso de las conquistas de la revolución, significa que no van a quitarle las cosas al pueblo con los muertos que ha puesto. Eso es determinante".

El viceministro nicaragüense señala que en la medida en que la Unión Nacional Opositora (UNO) llegue al convencimiento de que hace falta un acuerdo político "nosotros avanzaremos, porque estamos de acuerdo con el proceso democrático".

El viceministro del Interior reconoció que los cambios en la cúpula de las Fuerzas Armadas son lógicos con un nuevo Gobierno, pero reiteró la conveniencia de una negociación que haga posible el relevo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS