Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CEOE reconoce la soberanía de la patronal de la construcción y no interferirá en su convenio

Los dirigentes de la CEOE han anunciado que no van a interferir en la validez del convenio firmado por la patronal de la construcción, a la que reconocen su soberanía, y han amortiguado sus críticas contra el aumento salarial del 8,5% pactado por la Confederación Nacional de Construcción con UGT y Comisiones Obreras. Por su parte, el presidente de la CNC, Ignacio Briones, sigue reflexionando sobre su renuncia al cargo, y lo más probable es que el jueves próximo presente su "dimisión no irrevocable" ante el consejo de gobierno y que no le sea aceptada.

El secretario general de la CEOE, Juan Jiménez Aguilar, anunció ayer que el comité ejecutivo de la organización estudiará hoy el polémico convenio de la construcción que, inicialmente iba a tratar el 6 de marzo la junta directiva. Jiménez Aguilar modificó las críticas de la semana pasada y afirmó que cada organización miembro de CEOE "es soberana y en ningún caso se va a interferir en la legalidad del convenio sectorial pactado por la CNC". En esta ocasión no aludió a que se vayan a imponer medidas disciplinarias por no atender las recomendaciones salariales acordadas por la cúpula patronal.No obstante, el presidente la CNC, Ignacio Briones, sigue reflexionando sobre las críticas recibidas del ministro de Economía, Carlos Solchaga, y del presidente de CEOE, José María Cuevas. Ayer, Briones envió una carta a Cuevas comunicándole su intención de dimitir el próximo jueves ante el consejo de gobierno de la confederación de construcción y le informa que no asistirá hoy al comité ejecutivo de CEOE.

Los colaboradores de Briones han conseguido que el presidente se replantee su renuncia y el todavía presidente de la CNC admite que el convenio firmado con UGT y CC 00 no es motivo suficiente para que se tenga que marchar.

Lo más probable es que el próximo jueves presente su "dimisión no irrevocable" ante el consejo de gobierno, que no le sea aceptada y sea ratificado en su cargo.

Ayer ya la patronal catalana de la construcción, una de las más importantes, reconocía públicamente que se considera "satisfecha" por el convenio nacional firmado, porque supone unificar criterios a nivel de toda España y que las condiciones del pacto son buenas para el momento actual. El sector de la construcción en Cataluña agrupa a 184.000 trabajadores y facturó 800.000 millones de pesetas durante el año 1989.

En lo que se refiere a Barcelona, el nuevo convenio sectorial anula el laudo de obligado cumplimiento que dictó la Consejería de Traba o el año pasado, si bien j

las condicione s laborales de los trabajadores serán reabsorbidas en la nueva situación.

Los problemas surgidos con el convenio de la construcción han tenido ya sus efectos en otros sectores que han abierto su negociación colectiva. Es el caso de la banca privada y las cajas de ahorros que esperan conocer el desenlace de la polémica provocada por el 8,5% firmado por la CNC para avanzar sus propias negociaciones. Con el anterior convenio de banca también hubo algunas dificultades, dado que la CEOE criticó a nivel interno la cláusula de revisión pactada, porque garantiza que se recupera toda la desviación de la inflación real sobre la prevista y, en consecuencia, las empresas han tenido que abonar ahora a sus trabajadores 3,9 puntos de salario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de febrero de 1990

Más información

  • Ignacio Briones estudia presentar el jueves su "dimisión no irrevocable" ante el consejo de gobierno de la CNC