Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El baile de los restos

Con los datos provisionales del Ministerio del Interior, el noveno escaño de Murcia se lo adjudicó, en la madrugada del 29 de octubre, el PSOE por 96 votos de ventaja sobre Izquierda Unida. Con el recuento del voto de los emigrantes, el escaño siguió siendo para la candidata socialista, Tonia Visiedo, pero por más amplio margen: 116. Las diferencias se redujeron a su mínima expresión después de que la Junta Electoral Provincial anulara 16 mesas por distintas irregularidades denunciadas por los partidos.El escaño, el 6 de noviembre, seguía siendo del PSOE por un solo voto. El recuento definitivo de la Junta Electoral Provincial de Murcia se hizo atendiendo otras nuevas reclamaciones y anulando ahora un total de 27 mesas. El escaño correspondió a Izquierda Unida por 525 votos y Pedro Antonio Ríos fue proclamado diputado.

El Tribunal Superior de Justicia estimó el recurso del PSOE y consideró válidas 25 mesas. El escaño hubiera sido socialista por 64 votos, si no fuera por dos mesas cuyas actas no aparecieron. La Sala de lo Contencioso de este tribunal estimó en su sentencia que el voto desconocido de 1.288 electores pudo variar el sentido del escaño y ordenó la anulación y repetición de las elecciones.

Datos de Interior

En estas dos mesas, según los datos del Ministerio del Interior, se produjo este resultado. Mesa de Alcantarilla, 737 electores, 568 votos emitidos. PSOE (382), Partido Popular (75), Izquierda Unida (49) y CDS (34). Cartagena: 551 electores, 395 votos emitidos. PSOE (227), Partido Popular (70), Izquierda Unida (37) y Centro Democrático y Social (23). De ser válidos estos datos, el PSOE se adjudicaría definitivamente el escaño por 99,8 votos de ventaja sobre Izquierda Unida.

Según el artículo 51 de la ley Orgánica de Régimen Electoral General, el escrutinio de todas las mesas debe expresarse en tres sobres con otras tantas actas. Uno se lleva a la Junta Electoral, otro se envía por correo y el tercero se deposita en el juzgado, donde teóricamente debe permanecer archivado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de febrero de 1990