Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vuelta a noviembre

La decisión del Tribunal Constitucional supone una vuelta a la situación creada en noviembre pasado cuando Izquierda Unida recurrió los resultados electorales y, por tanto, la asignación de escaños quedó pendiente de los jueces. En aquel momento, el PSOE tenía asignados provisionalmente un total de 176 escaños, es decir, que disponía de mayoría absoluta por un solo escaño.Ahora, la doctrina fijada por el alto tribunal, junto a, los resultados del recuento de votos realizado tras las elecciones del 29 de octubre de 1989, hace prever que, de nuevo, la consecución de la mayoría absoluta socialista dependerá exclusivamente del noveno escaño en Murcia, única circunscripción en la que la diferencia de los; cocientes entre el PSOE e IU es exigua. Por el contrario, las elevadas diferencias en favor del PSOE en Melilla y Pontevedra -que son las otras dos circunscripciones en las que el proceso electoral aún no está culminado- harán muy difícil que el partido gobernante pierda los escaños que le fueron asignados.

En estos momentos, la situación en las tres circunscripciones citadas es ésta:

Murcia. En esta provincia hay 1.087 mesas electorales. El Constitucional considera que sólo en dos -una en Alcantarilla y otra en Cartagena- puede haber anomalías que originen la repetición de las elecciones exclusivamente en dichas mesas. Con el recuento de las restantes, el PSOE tiene asegurados al menos cuatro escaños -el quinto está pendiente-, el PP tres, el CDS uno e IU disputa un escaño al PSOE.

Al aplicar la ley D'Hlont sobre el recuento, a excepción de las dos mesas controvertidas, el cociente que el PSOE tiene para la posible adjucticación del escaño quinto es de 51.083 votos. IU, por su parte, obtuvo 51.019 votos en total. Ahora bien, en las dos mesas cuyos resultados no son computados en esos cálculos hay 1.388 electores. El 29 de octubre, votaron en ellas 963 personas. En la de Alcantarilla, 382 votaron al PSOE y 49 a IU. En la de Cartagena, 227 lo hicieron en favor del PSOE y 37 a IU. Si esos resultados se considerasen válidos finalmente, el cociente para el PSOE sería de 51.204 votos y para IU de 51.105. Si hubiera que repetir las elecciones, el resultado podría variar.

Pontevedra. Si el Tribunal Constitucional aplica una doctrina -similar en Pontevedra, lo más probable es que considere válidos los resultados iniciales -cuatro escaños para el PSOE y otros cuatro para el PP- o que se plantee la repetición del proceso en alguna mesa aislada. Sin embargo, la diferencia de varios centenares de votos entre el cociente del PP y los del CDS hacen prácticamente imposible que el escaño octavo -reclamado por el CDS- recaiga en este partido. En Melilla la situación es similar a la de Pontevedra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de febrero de 1990