Los músicos de Madrid se unen para enfrentarse al cierre de locales

El Colectivo Provisional de Músicos de Madrid celebró ayer una asamblea en la Sociedad General de Autores de España (SGAE) para formar una plataforma de acción que aglutine a todos los sectores afectados por los cierres y las amenazas de cierre del Ayuntamiento de la ciudad contra más de 30 locales de pequeño y medio aforo en los que hasta hace unos meses se programaban actuaciones musicales en directo.

Los músicos están muy preocupados por la repercusión que dicha medida puede tener en el desarrollo de la vida cultural de la ciudad. "Es una política cultural castrante por parte de esta corporación, que afecta a todos los implicados", afirma Luis Farnox, miembro del grupo Mecánicos del Sur y ex Quinto Congreso. "Afecta a todos. Desde el público que acude a estas actuaciones, que son todo menos indeseables, como sostienen los políticos, hasta las propias compañías discográficas, que últimamente utilizaban muy a menudo estos locales como canteras de contratación de nuevos talentos", subraya Farnox. "No es sólo que las actuaciones sirvan de rampa de lanzamiento de nuevos grupos", apostilla Alfredo Robles, montador de escenario, "sino que a esa misma gente que empieza les sirve de rodaje antes de afrontar una gira en serio".Los principales afectados son los grupos y autores que ya no disponen de este espacio para presentar su música. "Cierran la puerta a los que han apostado por estilos minoritarios menos comerciales y se lo ponen muy difícil a los grupos noveles que van a tener que salir adelante sólo con la maqueta que envíen a la compañía", explica Julio Muñoz, de Al Fondo Hay Sitio. "El problema es que existe un vacío legal que nadie se ha preocupado en llenar", continúa, "no se puede estar a merced del capricho del político de turno en cuanto a la interpretación de ese vacío". En su opinión, la normativa actual sobre actuaciones sólo en salas de fiesta está obsoleta desde que comenzó la movida, hace más de 10 años. "Una política cultural responsable pasa por iniciar los trámites para la elaboración de una nueva normativa que permita regular lo que de hecho es ya una costumbre".

Al acto estaban invitados los representantes de los locales afectados (bares y discotecas), locales de ensayo, la SGAE, la Asociación de Artistas Intérpretes y Ejecutantes, el Sindicato de Músicos junto a los sindicatos UGT y CC OO, las escuelas de música (Taller de Músicos, La Factoría, Rockservatorio y Escuela Creativa), los representantes artísticos, los conservatorios municipales, las compañías discográficas y la Unión de Actores.

Desierto musical

Entre las propuestas presentadas figuraba la formación de una estructura organizativa para poner en práctica todas las medidas necesarias para resolver esta situación, entre las que ellos incluyen la apertura de los bares y locales cerrados y la retirada de las amenazas de cierre sobre aquellos que todavía programan actuaciones. Además piden que se aceleren los trámites de licencia para la apertura de nuevos locales, así como que los organismos oficiales apoyen las reformas de aislamiento acústico.Este colectivo está a favor de la construcción de un auditorio cubierto, de gran aforo, diseñado para este tipo de música, y de la apertura de un circuito estable municipal de actuaciones musicales en centros culturales. Para ello, haría falta apoyo económico. "Ha llegado la hora de unirse", afirman los músicos, "porque, sino, cuando queramos darnos cuenta, esto será un desierto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 13 de febrero de 1990.