Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los tres 'grapos' de Zaragoza en huelga de hambre están en situación de extrema gravedad

Los tres presos de los GRAPO ingresados en centros sanitarios de Zaragoza, Olegario Sánchez Corrales y Francisco Cela Scoane, ambos en el hospital Miguel Servet, y José Balmón Castell, internado en el hospital Provincial, se encontraban ayer en situación de "extrema gravedad", según fuentes médicas.

Cela Seoane fue trasladado el pasado viernes del hospital Provincial al Miguel Servet de Zaragoza al haber entrado en situación de "grave crisis con pérdida de consciencia", siendo su situación calificada de extrema gravedad.El juez de vigilancia penitenciaria, Ramón Vilar, autorizó el suministro de suero por vía intravenosa. Dicho juez desestimó el recurso interpuesto por el fiscal jefe de la Audiencia contra la negativa a la alimentación forzosa de los tres grapo presos.

El juez de vigilancia penitenciaria estima que "sólo cuando el paciente está privado de las condiciones necesarias para la adopción de decisiones libres, las instituciones políticas y sanitarias están legitimadas y obligadas a intervenir en favor de su vida, prestando la asistencia médica oportuna". Éste era el caso de Cela Seoane. Dicho auto fue recurrido a su vez por el fiscal jefe de la Audiencia de Zaragoza.

Sánchez y Balmón se encontraban ayer igualmente muy graves, barajándose la posibilidad de que el segundo fuera trasladado también al hospital Miguel Servet. Familiares de los tres presos, que los visitaron ayer, manifestaron que los habían encontrado extremadamente débiles aunque conscientes en el caso de Sánchez y Balmón, y dispuestos a proseguir con la huelga.

Por otra parte, Convergencia Alternativa-Izquierda Unida de Aragón difundió un comunicado en el que solicita al Gobierno Central que dialogue con los presos y busque una solución al problema. IU pensaba tramitar esta petición a través del delegado de Gobierno en Aragón y del Justicia de Aragón, Emilio Gastón.

Por otra parte, los dos presos de los GRAPO ingresados en el hospital de Txagorritxu de la capital alavesa permanecen en un estado de gravedad estacionario. Los dos presos que permanecen en el hospital de Vitoria, Benjamín Grande y Jaime Simón, siguen plenamente conscientes y atados a sus camas para impedir que se arranquen la sonda a través de la que están recibiendo un tratamiento hidroelectrónico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de enero de 1990

Más información

  • Otros dos presos siguen estacionarios