Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRÁFICO DE INFLUENCIAS

Juan Guerra paga 120.000 pesetas al mes por una tienda de artículos de piel

Juan José Guerra González, hermano del vicepresidente del Gobierno, paga mensualmente 120.000 pesetas en concepto de alquiler de una planta baja, situada en el número dos de la sevillana Puerta de Jerez, según consta en un contrato remitido la pasada semana a Alfredo Flores, el fiscal de Sevilla que instruye las diligencias para determinar si existen indicios de actuación delictiva en alguno de los negocios en los que participa Juan Guerra.Ese dinero supone más de dos tercios de los ingresos declarados por Juan Guerra en el impuesto sobre la renta del año anterior.

El contrato de alquiler, fechado en el mes de marzo de 1988 y que se contiene en un documento de cuatro folios, se refiere al local en el que se encuentra un comercio llamado Ubrique, que comercializa productos de piel fabricados en la localidad gaditana que da nombre a la tienda, en un punto intermedio entre la Torre del Oro y la catedral de Sevilla.

El plazo de vigencia fijado en el contrato de arrendamiento es de tres años, y fue firmado entre La Equitativa -la compañía de seguros propietaria del inmueble desde el año 1936- y el propio Juan Guerra, primer inquilino, después de que finalizara el largo proceso de rehabilitación a que fue sometido el edificio.

Tras ser alquilado el local, el hermano del vicepresidente del Gobierno solicitó los oportunos permisos y licencias para realizar las obras de acondicionamiento del mismo y para poderle dar acceso directo desde la calle.

El contrato de alquiler suscrito por el hermano del vicepresidente del Gobierno -en el que se le niega expresamente la posibilidad de subarrendar- está sujeto a la llamada ley Boyer, que acaba con el sistema de prórroga forzosa, de tal forma que llegado el plazo estipulado (en este caso los citados tres años), el contrato se extingue de forma automática, precisándose la formalización de otro nuevo para poder recuperar la condición de arrendatario.

El fiscal-jefe de la Audiencia Provincial de Sevilla, Alfredo recibió la pasada semana una copia del contrato de arrendamiento que suscribió con La Equitativa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de enero de 1990