Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gobierno y oposición de Corea del Sur crean un partido conservador

El mapa político de Corea del Sur ha sufrido el cambio más drástico de los 40 años de historia del país al conocerse ayer que dos de los tres grupos de la oposición han acordado fusionarse con el partido gobernante para formar una gran alianza conservadora -al estilo de la que en 1955 dio lugar en Japón al Partido Liberal- con el objetivo de reformar la Constitución para poner fin al actual sistema presidencial.

Los líderes de los partidos Democrático de Reunificación (RDP) y Republicano Nuevo Democrático (NDRP), Kim Young Sam y Kim Jong Pil, respectivamente, llegaron ayer a un acuerdo para unirse con el gobernante Partido Democrático de Justicia (DJP), del actual presidente, Roh Tae Woo. El anuncio se efectuó tras larga reunión que Kim Young Sam y Kim Jong Pil sostuvieron con Roh.El nuevo partido debe estar constituido en seis meses, según explicaron los tres dirigentes al término de la reunión, y tendrá una dirección colectiva, aunque se cree que lo dirigirá Roh. El RDP y el NDRP son, respectivamente, la segunda y tercera fuerzas de la oposición, y los 90 escaños que juntos reúnen en el Parlamento pasan a agregarse a los 125 que posee el partido en el poder, permitiendo de este modo gobernar cómodamente.

"Golpe de Estado"

La nueva alianza deja en franca minoría al principal grupo opositor, el Partido para la Paz y la Democracia (PPD), que tiene 71 diputados, cuyo popular líder, Kim Dae Jung, denunció ayer la fusión y dijo que se trata de "un golpe de Estado contra el pueblo y una profanación de la soberanía popular".Kim Dae Jung ha pedido el fin anticipado de la legislatura y la convocatoria de elecciones. La fusión desvanece casi por completo las esperanzas que tenía el aguerrido político progresista de convertirse en jefe del Estado tras las elecciones de 1992. Gran parte de la operación ha sido planeada para marginar a este dirigente, perseguido y condenado a muerte por el pasado régimen dictatorial de Chun Doo Hwan.

Kim Young Sam y Kim Jong Pil manifestaron que el nuevo partido propondrá modificar la Constitución para cambiar el actual sistema presidencial por otro de Gobierno parlamentario con un primer ministro ejecutivo.

Los dos dirigentes, que a principios de enero anunciaron el deseo de unir sus fuerzas pero sin que ello se extendiera al partido en el poder, han explicado que el nuevo reajuste del mapa político era necesario para eliminar la inestabilidad política -el Gobierno estaba en minoría en el Parlamento- y reducir las tensiones regionales que padece el país desde su fundación.

La operación fue recibida con alborozo en medios económicos. La Bolsa subió sensiblemente al conocerse la noticia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de enero de 1990

Más información

  • Sólo Kim Dae Jung queda fuera del pacto