Interior prepara un plan para luchar contra la inseguridad ciudadana y el narcotráfico

El Ministerio del Interior prepara un plan para luchar contra la inseguridad ciudadana y el tráfico de drogas. La comisión técnica se reunió ayer para preparar el calendario de los trabajos, que congregará a partir de mañana en Madrid a los 55 delegados del Gobierno y gobernadores civiles con altos responsables del departamento, entre otros Rafael Vera, secretario de Estado para la Seguridad, y los directores generales de la Policía y la Guardia Civil.

Las reuniones se extenderán hasta finales de mes y participarán también altos mandos policiales y de la Guardia Civil, entre ellos sus máximos responsables: José María Rodríguez Colorado y Luis Roldán, respectivamente. Los trabajos serán coordinados por José de la Puente, jefe de gabinete de Rafael Vera. De los trabajos se pretende elaborar una actuación conjunta durante los dos próximos años; es decir, hasta la fecha de 1992, momento en que diversos acontecimientos de proyección Internacional se celebrarán en España.Cada delegación del Gobierno y gobierno civil ha elaborado en los últimos meses un detallado informe sobre los problemas específicos de su demarcación en materia de seguridad ciudadana y fundamentalmente los derivados del narcotráfico.

Los análisis hacen referencia a las zonas más afectadas por la delincuencia en cada demarcación territorial. Las zonas industriales y las marginales, donde existen menos recursos económicos, coinciden con las de mayor delincuencia y en las que el consumo de drogas se convierte también en un condicionante importante en la seguridad ciudadana. Más de un informe previo de los elaborados por las delegaciones y gobiernos civiles indica que sería conveniente proceder a una redistribución de los recursos, tanto humanos como técnicos, en las zonas de marginalidad.

Estos informes serán aportados a las reuniones que se inician esta próxima semana y se pretende elaborar a partir de ellos un plan específico para cada provincla y comunidad autónoma. De esta manera los efectivos policiales de cada provincia tendrán marcadas las pautas de actuación con las que hacer frente a la delincuencia. Posteriormente se estableceran las líneas generales de actuación conjunta, que serán coordinadas por la Secretaría de Estado para la Seguridad.

Los planes finales tendrán una validez de dos años (1990-1991). Este es el segundo plan de estas características que se realiza desde el Ministerio del Interior.

El plan anterior, que abarcó los años 1988-1989, rebajó la tasa de crecimiento del 16,2%, apreciada en la última década, al 2%, según los datos con que cuenta el propio Ministerio del Interior.

Fuentes del departamento que dirige José Luis Corcuera han señalado que la "valoración positiva" del primer plan ha animado a continuar en esa línea y consideran que se podrá apreciar a corto plazo sus resultados. Para estas fuentes, en los dos últimos años "se ha roto la inercia" en el crecimiento de la inseguridad ciudadana.

Quebrar el crecimiento

Pese a que todas las fuentes consultadas son muy reacias ha indicar dónde quedará establecido el objetivo en este nuevo plan bianual, diversos participantes propondrán rebajar la anterior cifra en un 4%, con lo que por primera vez se quebraría el crecimiento en los niveles de inseguridad ciudada; es decir, esta empezaría a descender.El Ministerio del Interior, normalmente demasiado centrado en labores antiterroristas, parece que va a redoblar sus esfuerzos en seguridad ciudadana, aspecto cuya importancia para el ciudadano se revela en todas las encuestas y que luego tiene su traducción en los comicios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de enero de 1990.

Lo más visto en...

Top 50