Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de España descarta cualquier reajuste de la peseta en el Sistema Monetario Europeo

"La peseta se ha desplazado hacia el centro de la banda ancha de fluctuación -6% en ambos sentidos- del Sistema Monetario Europeo (SME), con lo cual ha encontrado una posición más cómoda que en el pasado reciente cuando estaba excesivamente sobrevaluada", afirmó ayer el gobernador del Banco de España, Marlano Rubio, quien señaló que España "no ha recibido presiones para acogerse a la banda estrecha de fluctuación (2,25%) del SME".

"No ha habido ni siquiera sugerencias en este sentido, ni atisbos de que alguien espere una decisión de esta naturaleza", añadió el gobernador. Las afirmaciones descartan por completo la posibilidad de apelar adevaluaciones para intentar, compensar los déficits de la balanza por cuenta corriente, que pueden alcanzar los 11.000 millones de dólares este año. La devaluación de la lira respecto de su paridad central en el SME el pasado fin de semana, y la adopción para esta moneda de una banda estrecha de fluctuacíón dentro del Sistema, desataron fuertes especulaciones en España sobre la posible adopción de medidas similares por parte de nuestro país.En la primera fase del plan Delors para la Unión Monetaria Europea, se considera la necesidad de que todas las monedas integrantes del SME, se incorporen a una banda estrecha de fluctuación, pero la primera fase ni siquiera ha comenzado, y recién se han encarado los preparativos para ella. El hecho de que Italia tras 10 años en la banda ancha haya tomado la decisión no indica que nuestro país, en una situación distinta, y a menos de un año de haberse integrado en el SME dé el mismo paso, señalan las fuentes del Banco de España. Para las autoridades monetarias españolas lo que ha ocurrido en el SME es que el marco alemán se ha apreciado frente al yen y al dólar, y en consecuencia lo ha hecho frente a las monedas más débiles de la Comunidad Europea.

Fuerzas de mercado

La libre flotación de la peseta dentro de los márgenes del SME ha vuelto a situar a nuestra moneda frente al marco, reflejando las condiciones del mercado. Pero con la banda ancha de fluctuación la peseta aún tiene terreno para perder, sin romper la disciplína monetaria del sistema. Mientras, la pérdida de divisas desde el mes de octubre, que totalizó en tres meses 2.331,5 millones de dólares, ha aliviado la presión del sector externo sobre el control monetario que tiende a regresar a su senda normal, señalan las fuentes consultadas.El drenaje de reservas, fruto del déficit de la balanza por cuenta corriente, no preocupa a las autoridades monetarias que lo consideran insignificante. "Con un nivel de reservas como el existente la pérdida es poco significativa", señaló Mariano Rubio, quien acotó que: "esta pérdida se ha registrado en condiciones de fuerte restricción a la entrada de capital extranjero a España". La puntualización va por cuenta de que persisten tres medidas fuertemente restrictivas a dicho flujo de capital. El depósito previo de un 30% para el endeudamiento en divisas, la suspensión de retribución -pago de intereses- sobre los depósitos en pesetas convertibles y la escasa colocación de deuda pública en los mercados exteriores.

Una fuente del Ministerio de Economía dijo ayer a EL PAÍS que se estudiaba la posibilidad de eliminar la restricción al pago de intereses sobre los depósitos en pesetas convertibles, mientras que se consideraba fomentar a medio plazo las colocaciones de deuda pública en los mercados exteriores. Las inversiones de no residentes en letras del Tesoro han caído significativamente en meses recientes, lo que podría llevar a tomar una decisión de esta naturaleza. Diversas fuentes oficiales confirman que para evaluar la pérdida de reservas centrales es necesario señalar en qué condiciones de limitación al flujo de inversión extranjera se ha desarrollado ese proceso. "El ciclo se puede revertir rápidamente, lo que hay que ver es si interesa hacerlo teniendo en cuenta el colchón de divisas existente", añadió un funcionario de Economía.

Mientras, los gobernadores de los bancos centrales de la CE iniciaron el martes la preparación de la primera fase del informe Delors para la unión monetaria que debe iniciarse el primero de julio de este año. Bajo su nuevo formato el comité de gobernadores estará presidido de forma rotativa por cada uno de sus miembros por tres años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de enero de 1990

Más información

  • La devaluación de la lira no afectará a la divisa española