Noriega, designado jefe de Gobierno de Panamá con poder extraordinarios

La Asamblea Nacional de Representantes designó ayer al hombre fuerte de Panamá, general Manuel Antonio Noriega, como jefe de Gobierno con poderes extraordinarios e indefinidos y superiores a los del presidente de la República, y declaró "el estado de guerra" por la injerencia de EE UU en los asuntos panameños. La designación de Noriega, de 51 años, es una respuesta al enfrentamiento que mantiene el jefe militar con Washington.

Más información

Los poderes otorgados a Noriega por la Asamblea de Representantes panameña son similares a los que tuvo el general Omar Torrijos entre 1972 y 1976, época durante la cual fueron negociados y firmados los tratados del canal con Estados Unidos. La Asamblea decretó también el estado de guerra con Estados Unidos. "Se declara que la República de Panamá está en estado de guerra mientras persista la agresión contra el pueblo de Panamá por parte de los Estados Unidos de América", reza la resolución final.Precisamente, la designación de Noriega como jefe de Gobierno busca atajar, según la Asamblea panameña, las violaciones por parte norteamericana de esos tratados, que prevén la devolución del canal en el año 2000 a Panamá y el desmantelamiento de las bases militares del Ejército estadounidense.

"Agresión externa e interna"

La Asamblea determinó que los poderes extraordinarios otorgados a Noriega, así como el estado de guerra declarado, "sólo cesarán cuando la Asamblea de Representantes determine que los actos de agresión externa e interna, han terminado".La propuesta de designar a Noriega como jefe de Gobierno fue aprobada por aclamación por los 510 representantes, todos de tendencia gubernamental. La idea comenzó a tomar cuerpo tras la rebelión militar del pasado 3 de octubre en contra de Noriega, en la que murieron 10 oficiales.

Más que un premio, la designación oficial de Noriega como un hombre con poderes extraordinarios es una respuesta del Gobierno panameño a la Administración norteamericana, que está asfixiando a cámara lenta la economía panameña con diferentes tipos de sanciones. La última de ellas, la prohibición de que barcos con bandera panameña -Panamá tiene la segunda flota mayor del mundo, con 12.000 naves, al permitir la bandera de conveniencia- atraquen en puertos de Estados Unidos a Partir del primero de febrero próximo.

Según la Asamblea Nacional, formada por militantes y simpatizantes del oficialista Partido Revolucionario Democrático (PRD), socialdemócrata y fundado por Torrijos en 1978, la designación de Noriega como jefe de Gobierno servirá al Gobierno "para hacer frente a este estado de guerra" impuesto por EE UU.

Hostigamiento

Desde el 7 de mayo pasado, cuando el Gobierno anuló las elecciones generales, que según distintos observadores fueron ganadas por la oposición, el Ejército de Estados Unidos ha incrementado su hostigamiento y en numerosas ocasiones ha movilizado sus tropas dentro de Panamá.Gobierno y oposición han considerado grave el hecho de que la Administración de Washington hubiese designado hace pocos días, de forma unilateral, al panameño Fernando Manfredo para que administre el canal a partir del 12 de enero próximo. Según los tratados del canal, el administrador debe ser propuesto por el Gobierno panameño y ratificado por la Casa Blanca. Sin embargo, Washington argumentó que el candidato designado por Panamá, el empresario Tomás Altamerano, no era admisible porque representaba a un Gobierno que Washington califica de ilegítimo.

[El vicepresidente de Panamá, Carlos Ozores, dijo sobre la decisión de ayer "que se debía tomar una postura valiente, como la de nombrar a Noriega jefe de Gobierno", informa Efe. La oposición aseguró en varias ocasiones que el eventual nombramiento de Noriega al frente del Gobierno marcaría "el rumbo de una dictadura fascista en Panamá".]

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 15 de diciembre de 1989.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50