Los subinspectores de Hacienda irán a una huelga de celo a partir del 1 de enero próximo

Los subinspectores de Hacienda han decidido en asamblea declararse en huelga de celo o trabajo a reglamento a partir del 1 de enero próximo sin fecha límite, según informaron ayer fuentes de la Asociación de Subinspectores Fiscales. El motivo de la huelga es que se ven obligados a realizar inspecciones sobre contribuyentes de elevados ingresos, lo que rebasa las competencias que tienen encomendadas por la legislación vingente.La asamblea, convocada por la Asociación de Subinspectores Fiscales, decidió "no hacer trabajos por encima de nuestras competencias", según declaró su presidenta, María Antonia Drake. La consecuencia es que "las inspecciones se van a centrar exclusivamente en los contribuyentes de ingresos más bajos y que la deuda tributarla cobrada por Hacienda va a disminuir".

El colectivo de subinspectores de Hacienda está formado por 1.700 funcionarios en toda España y su reivindicación principal es la de que sus retribuciones alcancen el 75% de los sueldos que cobran los inspectores. En la actualidad, los inspectores perciben hasta dos veces y media más que los subinspectores, según la asociación.

La asamblea estudió la posibilidad de declarar una huelga total, "pero la gente está muy apurada de dinero y no puede permititrse el lujo de estar varios meses sin cobrar", explicó Maria Antonia Drake.

Otra de las reivindicaciones de este colectivo es que se elimine la actual división en dos categorías de subinspectores que se corresponden con el tipo de contribuyentes a inspeccionar. Así, en cuanto a los profesionales, la categoría A puede inspeccionar a los que obtienen ingresos inferiores a 1,5 millones de pesetas, mientras que la categoría B puede hacerlo con los de menos de seis millones.

En patrimonio, los techos son de hasta 40 millones de pesetas y 75 millones, respectivamente. Los subinspectores en conjunto tienen, por último, competencias para inspeccionar a todos los empleados por cuenta ajena y a los empresarios con un volumen de facturación anual por debajo de 50 millones de pesetas.

Según María Antonia Drake, la consecuencia es que "los grandes defraudadores, por ejemplo, los titulares de primas únicas de mayor cuantía y los que tienen mayores recursos económicos tendrán menos probabilidades de ser inspeccionados".

Sobrecarga

La huelga de subinspectores de Hacienda se produce por la sobrecarga de trabajo que, según este colectivo, recae sobre ellos con mayor intensidad este año. Tras la sentencia del Tribunal Constitucional del pasado 20 de febrero, la posibilidad de que los matrimonios declaren rentas por separado ha provocado que, durante las inspecciones, estos funcionarios tengan que emplear mucho más tiempo en su trabajo. Ello es debido a que la mayoría de los inspeccionados solicitan que se les haga la liquidación por las diferentes fórmulas posibles.Además, la sensación de inseguridad jurídica tras los recursos contra la ley de renta de este año, ha provocado también que una mayoría de los contribuyentes inspeccionados acaben firmando las actas en disconformidad. Ello afecta al complemento de productividad que cobra este colectivo en función de la deuda tributaria ingresada.

Otro motivo de la protesta es la falta de unos criterios claros por parte del Ministerio de Hacienda sobre la aplicación del régimen transitorio en renta.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS