Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sólo 1.000 de los 22.000 coches matriculados cada mes tienen asegurada la plaza de garaje

"Particular vende Ford Fiesta 1.100. Pocos kilómetros. 750.000 pesetas". "Compro plaza garaje, zona Centro. Hasta 3.000.000". Dejar el coche en Madrid durante la noche o las horas de trabajo se ha convertido en una de las figuras estrella de la ley de la oferta y la demanda. Cada mes se matriculan 22.000 vehículos nuevos, mientras el crecimiento de plazas municipales de apareamiento apenas supera el millar.

Ni los técnicos municipales saben a ciencia cierta cuántos vehículos circulan por Madrid.Tampoco saben con exactitud cuántas plazas de garaje existen en superficie junto a los bordillos- ni cuántas en garajes privados. Por un lado, los datos municipales están desfasados, y, por otro, diariamente hay medio millón de personas en otros tantos vehículos -sólo un pequeño número es utilizado por dos personas- que atraviesan por las mañanas el límite del término municipal de Madrid para, acabada su jornada, realizar el mismo itinerario en sentido inverso.

Los 2.000 kilómetros de capitales, los 21.137 garajes privados censados, los 122 aparcamientos de residentes en servicio, en construcción, adjudicados o en concurso y los 29 aparcamientos públicos de concesión raunicipal serían suficientes para los 700.000 u 800.000 vehículos que se mueven y duermen en Madrid.

De hecho, los problemas disminuyen por la noche, cuando los vehículos se reparten entre garajes y plazas de bordillo. El conflicto surge por el día. Los siete distritos centrales sufren el tráfico diario de la mayor parte del parque automovilístico madrileño, mientras muchos barrios de la periferia quedan casi vacíos. Los vehículos proliferan como setas y los conductores se disputan no sólo un hueco junto a la acera, sino también en la doble y hasta triple fila que se forma en numerosas calles.

La lucha por el espacio

En esta lucha participan hasta los vecinos que tienen asegurada una plaza. Un ejemplo: en toda la zona urbana afectada por la Operación de Regulación de Aparcamiento (ORA) existen 45.000 plazas en la calle y 50.000 tarjertas de residentes. ¿Dónde se meten entonces esos 5.000 vehículos todas las noches? Respuesta: "En sus garajes. Está comprobado que hay dueños de plazas de garade que año tras año adquieren su tarjeta de residente, que ahora vale poco más de 2.500 pesetas anuales"., afirma José Manuel Pradillo, director de servicios delArea de Circulación y Transportes. "Así se evitan tener que llevar el coche al garaje durante el día".Con el fin de evitar esta lucha, numerosos madrileños buscan enterrar su vehículo. Aunque sea temporalmente. Ocupar una de las 13.200 plazas que suman los 29 aparcamientos públícos repartidos por la zona central costará a partir de enero 110 pesetas. Pero este sistema no satisface a quien busca. una plaza durante varias horas diarias.

Para ello se exige primero tener un cierto nivel económico. El alquiler de una plaza dentro de la almendra, espacio delimitado por la M-30, se sitúa entre las 10.000 y las 15.000 pesetas al mes. La compra oscila entre 1,5 millones de pesetas y cuatro millones, pues depende de la zona o de la posibilidad de que en las proximidades sea construido un aparcamiento para residentes. A quienes no puedan pagar estas cantidades sólo les queda confiar en ser uno de los 12.000 madrileños beneficiados por el Plan de Aparcamiento para Residentes (PAR).

Hoy existen 65 aparcamientos para residentes, con un total de 17.269 plazas, y otros 57 se encuentran en diversas fases de construcción. El precio medio de estas plazas es de 850.000 pesetas, aunque los hay de 700.000 y de 1.200.000 pesetas, precio éste al que han salido los de Ortega y Gasset y Rosales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de diciembre de 1989

Más información

  • Cuatro turismos valen lo que un lugar de aparcamiento