Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Bierzo no quiere central

Fuerte oposición popular a un proyecto hidroeléctrico en la sierra leonesa de Ancares

Intelectuales, políticos de distinto signo, ecologistas, agricultores y ganaderos de VIllafranca, Toral de los Y ados, Vega de Espinareda y otros pueblos del noroeste de la, comarca leonesa del Bierzo encabezan un movimiento popular contrario a la instalación de una central hidroeléctrica de la Empresa Nacional de Electricidad, Sociedad Anónima (ENDESA), en el río Burbia. El cauce fluvial recorre un paraje deprimido y poco poblado, situado en la reserva de caza de la sierra de Ancares, en la que habitan numerosos corzos, Jabalíes y nutrias. El proyecto, de un coste cercano a los 1.500 millones de pesetas, forma parte de las 29 concesiones hidroeléctricas en el río Sil, cedidas a ENDESA en 1985 por el INI.

MÁS INFORMACIÓN

Los opositores al plan hidroeléctrico, entre los que se encuentran las instituciones regionales, provinciales y locales, exponen un abanico de con traindicacion es: la paulatina destrucción de la fauna y llora del río y su entorrio, y graves perjuicios en el abastecimiento de agua y regadío de varios pueblos. El director de zona de ENDESA y varios ingenieros fueron increpados hace varios días en la Casa Consistorial de Villafranca por un grupo de unos 500 vecinos cuando los prímeros intentaban explicar el proyecto eléctrico a la corporación municipal. Los representantes de ENDESA fueron acompañados a sus vehículos con insultos y a paraguazos.El Gobierno autónomo, la Diputación Provincial y las corporaciones locales afectadas -con unos 9.000 habitantes- se oponen de fórma unánime al proyecto, que se encuentra en estos momentos en la comisaría de aguas de la Confederación Hidrogra ica del Norte (CHN) en período de información pública. La Coordinadora Popular para la Defensa del Río Burbia, que aglutina a centenares de personas contrarias al proyecto, ha recogido ya millares de firmas en toda España. Cuarenta y ocho horas después de una protesta formal de la Diputación Proviricial de León contra el proyecto, "por carecer del preceptivo estudio de impacto ambiental", y la solicitud de que sea denegada la concesión pública, 2.000 bercianos se manifestaban el pasado sábado en Oviedo, sede de la CHN, para mostrar su radical oposición.

Carteles de solidaridad

Carteles en bares y comercios de León piden "solidaridad con el río". Se reparten panfletos en el metro y en la plaza Mayor de Madrid. El músico Cristóbal Halffter, que trasladó hace varios meses su domicilío habitual a Villafranca, y prestigiosos escritores como Ramón Carnicer, Antonio Pereira o Juan Carlos Mestre entre otros, encabezan la oposición popular espontánea, que no rechaza llegar hasta el Defensor del Pueblo o el Consejo de Europa. "Es un proyecto dantesco que si se hace cambiará la ecología de la zona", asegura Halffter. "Las mediciones no son matemáticas y no se han hecho estudios serios de los ríos".

Lucio Rubio, director de la empresa eléctrica en Ponferrada dice que "ENDESA sólo quiere aprovechar las aguas sobrantes", y para ello propone un caudal ecológice, de 450 litros por segundo (el 10'%, del caudal medio interanual), un caudal calificado en diversas alegaciones como "ridículo". En el proyecto se recono ce, sin erribargo, que durante una media de 40 días al año el río baja con menos agua del citado caudal ecológico. En la cuenca de los ríos Sil y Bibey-Jares, EN DESA cuenta con una potencia hidráulica instalada de 500 me gavatios, con una producción en año hidráulico medio de 1.200 millones de kilovatios por hora. La ejecución de los 29 proyectos más In c-FmtrnI hiclroeléctrica de Riaño supondría aumentar la potencia y producción de la cuenca en un 50%, de ahí la importancia que para ENDESA tiene el proyecto pionero.

La lucha vecinal tiene un precedente en la zona. El trasvase del río Boeza, en San Román de Bembibre, obra que lleva a cabo ENDESA a unos 20 kilómetros de Ponferrada, permaneció paralizado cuatro meses debido a una fuerte oposición popular que no escatimó manifestaciones y enfrentamientos. El presupuesto de la futura central hidroeléctrica, contra la que se han presentado ya centenares de alegaciones desde numerosos puntos de España, es de unos 1.500 millones de pesetas. La producción hidráulica se calcula en 34,5 millones de kilovatios por hora al año, lo que equivale a la luz que consumen unas 5.000 familias. No obstante, salvo en su período de construcción, la central no generará ningún puesto de trabajo en la zona, según reconoce ENDESA. Las aguas del río Burbia y su afluente Tejeira derivarán al río Ancares a través de más de 12 kilómetros de canales y túneles, donde la empresa eléctrica se ha apresurado a "garantizar" la pervivencia de los peces del cauce.

Los alcaldes de la zona rechazan negociar con ENDESA. "El agua la necesitamos para beber y regar, y esto es una razón de peso que no se puede discutir". En los municipios mineros hay quienes esgrimen razones económicas que apuntan al galopante incremento de la energía eléctrica. "El proyecto es un atentado contra la mineria y estamos dispuestos a luchar. Esto es una guerra, no una batalla", sentencia Laudino García, diputado provincial y alcalde de Igueña. El alcalde, minero de profesión, recuerda que en la reciente Conferencia de Medio Ambiente de Montreal se criticó con dureza "el abuso de las companías eléctricas en miles de proyectos similares al del río Burbia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de diciembre de 1989