Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Reino Unido reduce considerablemente sus efectivos militares en Gibraltar

El Gobierno británico anunció ayer por la tarde la retirada del batallón de Infantería de guarnición en Gibraltar, lo que reduce el número de efectivos del Ejército de Tierra a unos 100 hombres. El tercer batallón de los Royal Green Jackets, destinado en esta plaza en la actualidad, no será reemplazado en marzo de 1991, según declaró ayer en la Cámara de los Comunes en Londres el ministro británico de Defensa, Tom King.De esta manera, los Royal Green Jacket se convierten en el último regimiento británico destinado al Peñón.

La reestructuración militar británica en Gibraltar incluye un fuerte incremento en el papel que jugará el regimiento local Gibraltar Regiment, que verá incrementada su plantilla hasta 150 efectivos, más un incremento de 50 soldados que militan en la actualidad en la reserva del regimiento local. Esta reserva aumentará a un total de 250 personas.

El Gobierno británico, en un informe divulgado simultáneamente en Londres y Gibraltar, añade que una batería de artillería y un destacamento de defensa aérea, que incluye misiles Blow Pipe, será también retirado de las filas del regimiento local que se convertirá en una fuerza totalmente de infantería con tres compañías de rifles.

En su totalidad, el Ejército de Tierra británico en Gibraltar lo componen unos 780 soldados, de los que unos 100 han quedado en esta guarnición. Este centenar de efectivos pertenecen a los servicios de infraestructura militar.

Esta importante reducción en la presencia militar británica tendrá un fuerte impacto en los servicios de apoyo prestados por cientos de empleados civiles en los departamentos del Ministerio británico de Defensa en Gibraltar. Asimismo, se perderá todo un símbolo de la presencia británica en el Peñón.

Tras esta considerable retirada del Ejército de Tierra, el Ministerio de Defensa del Reino Unido estudia cambios en la estructura de mandos en Gibraltar con el propósito de crear un mando unificado que previsiblemente estará encabezado por la Marina. Tanto la Royal Navy como la RAF mantienen sus efectivos; la Armada con unos 500 hombres y la Aviación con poco más de 300.

La reducción en la presencia militar tendrá repercusiones negativas en la economía gibraltareña, algo no usual en Gibraltar. El Gobierno local, que encabeza el ministro principal, Joe Bossano, se verá obligado a dar un fuerte impulso a sus proyectos económicos con el fin de menguar los efectos negativos en la población civil de estos cambios militares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de diciembre de 1989