Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jueces ordenan repetir las elecciones en Melilla

La Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, con sede en Málaga, declaró ayer la nulidad de las elecciones para el Congreso y el Senado en Melilla por estimar que se produjeron irregularidades graves en múltiples mesas electorales. El tribunal ha ordenado la repetición de las elecciones en toda la circunscripción en el plazo de tres meses. La decisión supone la pérdida de su escaño para un diputado y dos senadores del PSOE.

La decisión del tribunal se produce a raíz del recurso presentado por el Partido Popular después de que la Junta Electoral de Melilla desestimara otro en el mismo sentido. En el recurso se solicitaba la nulidad de las elecciones por las irregularidades detectadas en su desarrollo, entre las que citaba la constitución de la propia Junta Electoral.El presidente del Gobierno en funciones, Felipe González, afirmó ayer en el Congreso que acataba este fallo judicial aunque no estaba "de acuerdo" con él.

El fallo del tribunal se dio a conocer a mediodía de ayer en la sede de la citada sala, en Málaga. Fue leído por su presidente, José Luis Suárez-Bárcena, ponente también de la sentencia, en la que se señala que "hay motivos más que suficientes para estimar la nulidad de la elección, pues las irregularidades afectan a múltiples mesas electorales, a actas carentes de firmas o tachadas que no se sabe ni siquiera a las mesas a que pertenecen, aceptando a toda la elección las infracciones antes descritas".

Los magistrados consideran probado que la lista del censo que se proporcionó al PP no coincidía con las de las mesas electorales y que en ambos faltaba la referencia del DNI. El tribunal considera que se produjo una anomalía al facilitar a este partido información incompleta sobre el número de electores y una falta por la igualdad que debe existir entre los censos de mesas y de partidos.

Para el tribunal, estas irregularidades pueden disminuir la defensa de los intereses políticos de los partidos, "al no poderse éstos dirigir a determinados electores y también por la imposibilidad de identificar correctamente a los que votaron". Señala que, a pesar de ser una falta grave, podría no determinar la anulación de las elecciones, pero explica enseguida otra serie de irregularidades detectadas que avalan su decisión de anularlas finalmente.

En este sentido, se refiere el tribunal a que muchas mesas electorales no incluyeron en el sobre las papeletas de los votos nulos sobre su posible revisión de la Junta Electoral, "con un. número de papeletas nulas lo suficientemente elevado para influir en el resultado electoral respecto al Senado, sin duda, y al Congreso con toda posibilidad, en unión a otras irregularidades". Sobre ellas, el tribunal alude a la existencia de actas defectuosas que no debieron computarse.

"Árabe delegado del PSOE"

Asimismo, el tribunal dice que hubo propaganda electoral en algunos locales. Cita casos como el de "un interventor del PSOE, que rellenaba sobres con papeletas de su partido", o el de "un árabe (sic) detectado por la policía con muchos votos del PSOE para repartirlos" o el de "otro árabe (sic) delegado del PSOE" que hacía de intérprete para otras personas. Al parecer, el tribunal se refire a musulmanes ciudadanos de Melilla.

El tribunal considera que no se respetó el derecho al secreto del voto. La sentencia hace referencia al decreto 1732 / 85, por el que se autoriza a colocar las papeletas en una mesa próxima a las cabinas, si bien estima que "no es de estricta aplicación a Melilla, donde el número de partidos concurrentes permitía utilizar los casilleros, denotándose así, al menos, un uso abusivo de la autorización del real decreto".

El tribunal desestima que hubiera irregularidades en la constitución de la Junta Electoral de Melilla. El fiscal había pedido a la sala la repitición de las elecciones al Senado por la escasa diferencia de votos entre los primeros candidatos, pero no compartía que se repitieran las del Congreso por considerar que la diferencia de 510 votos entre el PSOE y el PP era superior a las irregularidades denunciadas por este último partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de diciembre de 1989

Más información

  • Pierden escaños un diputado y dos senadores del PSOE