Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
HACIA UNA NUEVA EUROPA

El Parlamento checoslovaco aprueba el fin del papel dirigente del partido comunista

La Asamblea Federal Checoslovaca (Parlamento) aprobó ayer la reforma constitucional pactada el martes entre el Gobierno y el Foro Cívico, que incluye la abolición del papel dirigente del partido comunista. Durante la sesión, por medio de una enmienda, hubo un intento de boicotear el pluralismo prometido, en una maniobra carente de cualquier formalidad. Los diputados votaron un texto final en el que no se eliminó, como estaba previsto, el "carácter cerrado" del Frente Nacional (agrupación de los partidos oficiales).

"La votación está mal hecha, no tiene lógica. Primero debe votarse el proyecto y luego las enmiendas", se atrevió a gritar un diputado en el momento en que se alzaban los brazos del sí al texto espontáneamente enmendado. El presidente de la comisión del proyecto de ley no atendió su palabra y así, se aprobó la. reforma constitucional.Ésta incluye la abolición del artículo que contempla "el papel rector del partido comunista"; la sustitución de los principios de "marxismo y leninismo" en la educación por los del "humanismo" y la eliminación del papel dirigente del PCCh dentro del Frente Nacional. Queda excluido por tanto, poner en cuestión el "papel cerrado" de éste, con lo que el Parlamento impidió, en el marco de su competencia, La posibilidad legal de concurrencia de otros partidos políticos. Los diputados debatieron también entre calificar de "brutal" o de "no adecuada" la violenta represión policial que el 17 de noviembre causó 38 heridos. La declaración final fue "no adecuada". Los debates fueron retransmitidos en directo por la televisión.

Los intentos de boicoteo al pluralismo por parte del Parlamento, sin embargo, quedaron superados por las declaraciones de los dirigentes comunistas que han ganado peso en los días anteriores. El propio Vasil Mohorita, nuevo miembro del presidium, dio a entender que se pueden celebrar elecciones libres dentro de 12 meses.

Elecciones libres

El turno de autocríticas al PCCh por parte de sus propios miembros se inició por la mañana con Mohorita: "La situación ha cambiado. Ahora somos uno de los partidos que tenemos derecho a decir nuestra opinión. Hoy queremos llegar a ser un partido moderno, enfocar nuestra política en interés de los trabajadores, y no sólo hablar de ella, como hasta ahora". Mohorita subrayó la necesidad de "que las elecciones sean como quiere la mayoría del pueblo, es decir, libres y democráticas".La posibilidad de estos comicios está ya en boca de todos los dirigentes checoslovacos. El Partido Socialista (oficial, pero que se pronunció en contra de la represión violenta de la manifestación del día 17) manifestó a través de su portavoz parlamentario la urgencia de la convocatoria.

Mientras, el Foro Cívico retiró el martes por la noche su llamamiento a la huelga, satisfecho por el resultado de las negociaciones mantenidas el mismo día con el primer ministro Ladislav Adamec. "Nos mantendremos en estado de alerta de huelga, pero por ahora creemos que se puede interrumpir", manifestó Vaclav Maly, portavoz del Foro. El grupo opositor, que consiguió en su negociación con el Gobierno la promesa de reforma constitucional y de un Gabinete de coalición, ha bajado ya la bandera de la protesta activa. El martes, por primera vez en 11 días, los checoslovacos no acudieron a la cita con la calle en concentración.

La reacción del Foro Cívico, que se contentó con un cambio constitucional y un nuevo Gobierno en el que se incluyan "ministros sin partido", es decir, expertos en los temas respectivos, causó sorpresa. "¿Y para cuándo las elecciones libres?", se preguntó a Vaclav Havel en la conferencia de prensa de la noche del martes. "Eso pregúntenselo al Gobierno", respondió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de noviembre de 1989