Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Collor y Lula buscan aliados para su duelo electoral por la presidencia de Brasil

ENVIADO ESPECIALLos vencedores en la primera vuelta de las elecciones presidenciales brasileñas, el populista de derecha Fernando Collor, de 40 años, y el senador socialista Luis Ingacio Lula, de 44 años, se apresuran para buscar alianzas ante la segunda vuelta, que se celebrará el 17 de diciembre. Los seguidores de Lula tomaron el domingo por la noche la avenida Paulista de Sáo Paulo para festejar el triunfo de su candidato. Los lulistas se abrazaban, besaban, bailaban y cantaban al grito de "Lula-la", que acompañó la campaña electoral del segundo clasificado en la primera vuelta. Algunos comentaban ante las cámaras de la televisión que por primera vez en la historia de Brasil un tornero mecánico, Lula, llegará a presidente.

El Tribunal Superior Electoral (TSE), al mediodía de ayer, había escrutado ya el"99,29 % de los casi 80 millones de votos emitidos. Collor ha rebasado los 20 millones de votos. Lula tenía 11,5 millones, y Brizola 11,1. Faltaban por computar 586.000 votos de los Estados de Amazonia, Minas Gerais, Pará y Rondonia.

Brizola ha visto cómo se le escapaba el último tren. Con 67 años, parece diricil que el ex gobernador de Río de Janeiro y de Río Grande do Sul tenga una nueva oportunidad para disputar la presidencia de Brasil. El triunfo de Collor y Lula significa ya un relevo generacional en Brasil, donde la política parecía condenada al liderazgo de viejos dinosaurios. Todavía hace un año se especulaba que el enfrentamiento final por la presidencia podría ser entre Brizola y Janio Quadros, el ex presidente que dimitió en 1961, seis meses después de tomar posesión, sin haber dado hasta la fecha explicaciones claras sobre sus motivos.

Le ha costado a Brizola digerir la derrota. El domingo declaró: "Se está en la fase provisional del escrutinio. Todo ha sido hecho en base a la computadora y la comunicación electrónica. No confiamos en este escrutinio. No confiamos en el TSE". Después Brizola argumentó que en Argentina hubo una diferencia del 3% entre la votación computadorizada y la real concluyó que no reconocerán "la victoria de nadie". Ayer, con la frialdad del lunes, la comisión ejecutiva del Partido Democrático Trabalhista (PDT), de Brizola, se reunió en el domicilio del caudillo en el piso de la avenida Atlántica de Río. Los dirigentes brizolistas comentaban al entrar que discutirían las modalidades de apoyo a Lula en la segunda vuelta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de noviembre de 1989

Más información

  • Brizola se dispone a apoyar al candidato socialista