Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Barbate pretende que Defensa abandone un campo de maniobras

El alcalde de Barbate (Cádiz), Serafín Núñez, del PSOE, ha anunciado que presentará una moción en el próximo pleno municipal para solicitar al Ministerio de Defensa el desmantelamiento del campo de maniobras de la sierra del Retín, propiedad de la Armada española, que se encuentra situado a unos tres kilómetros del casco urbano.La moción saldrá adelante gracias a la mayoría con que cuenta el PSOE en la corporación municipal y supone un cambio sustancial del Ayuntamiento en torno a este asunto, ya que hasta ahora los socialistas no cuestionaban la existencia en sí del campo de maniobras, sino que reclamaban el incremento de la seguridad para evitar riesgos a la población, y compensaciones económicas.

Esta postura ha sido adoptada por el equipo de gobierno después de desarrollarse en este recinto durante la semana pasada unos ejercicios de unidades anfibias de la VI Flota norteamericana. Las maniobras fueron modificadas para satisfacer las demandas del alcalde, que había amenazado con encabezar acciones de boicoteo si no se introducían cambios para evitar molestias y peligros a los ciudadanos.

Modificaciones

Así, las maniobras se efectuaron sin que los convoyes militares atravesaran el núcleo urbano, a diferencia de lo ocurrido en ocasiones anteriores. Los aviones y helicópteros no sobrevolaron el espacio aéreo del pueblo y sólo se emplearon armas ligeras.Sin embargo, ahora Núñez ha explicado que reclamará las máximas precauciones no sólo con la VI Flota sino también con la Armada española, que utiliza este recinto para el adiestramiento de las unidades del Tercio Sur de la Infantería de Marina, con base en San Fernando (Cádiz). Además el alcalde ha declarado que no basta ya con reclamar a Defensa compensaciones económicas por el freno que supone al desarrollo local la existencia del campo, sino que se planteará su desmantelamiento.

El campo de maniobras funciona desde 1.981, tras una operación de expropiación forzosa de las 5.300 hectáreas que ocupa. Desde entonces, cinco vecinos han muerto al introducirse en el recinto y explosionarles artefactos que pretendía recoger para chatarra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de noviembre de 1989

Más información

  • La moción saldrá adelante gracias a la mayoría socialista