Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera pide apoyo a Ana de Inglaterra para las pruebas de Barcelona 92

Jaime Rivera, presidente de la Federación Hípica Española, solicitó a Ana de Inglaterra, presidenta de la Federación Ecuestre Internacional (FEI), ayer en el transcurso de una cena de gala celebrada en el Club de Polo de Barcelona, apoyo y comprensión para intentar que las pruebas de hípica de los Juegos Olímpicos de Barcelona se disputen en las instalaciones previstas, el Miniestadi y el Montanyá, o al menos en algún punto de España. La FEI será el organismo que más ínfluirá en la decisión final que será adoptada por el Comité Olímpico Internacional (COI).La entrevista entre Ana de Inglaterra y Jaime Rivera fue calificada por este último como de muy cordial. "La princesa escuchó con atención lo que le expusimos sobre la peste, aunque era un tema que ya conocía bien", aseguró Rivera. La FEI de forma oficial ha expresado su esperanza de que las pruebas de hípica se disputen en España aunque algunos de sus miembros, integrantes del comité ejecutivo, han explicado a título individual que consideran aconsejable llevar la competición a otro país.

Entre las medidas concretas que Ana de Inglaterra y Jaime Rivera estudiaron ayer se encuentra la de establecer controles regulares sobre la sanidad equina en Cataluña y un seguimiento a la evolución de la peste equina en el resto del territorio español. Estos controles se reafizarÍan con la supervisión de la FEI y en colaboración con la Oficina Internacional de Epizootias.

Un miembro de la FEI explicó ayer a EL PAÍS que "es importante que las autoridades sanitarias españolas se conciencien de la gravedad de problemas, de otras manera será imposible que las pruebas de hípica de celebren en Barcelona". De lo que suceda en los próximos días en las provincias de Zamora y Salamanca, hasta donde ha llegado la epidemia y de la resolución que adopte la OIE dependerá que España sea declarado país endémico.

Jaime Rivera explicó ayer que la federación que preside está estudiando incluso alguna otra sede en España si es que se descarta Barcelona. Rivera sobre esta posibilidad ha apuntado la posibilidad de que fuera Gijón la ciudad que albergara la competición hípica. La situación geográfica de esta ciudad y sus bajas temperaturas harían imposible en principio que el mosquito culicoides, que trasmite la enfermedad, sobreviviera. De organizarse fuera de España las pruebas se celebrarán en Estocolmo (Suecia).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de noviembre de 1989