Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES GENERALES

El 'baile' de un escaño puso en vilo la mayoría absoluta

El baile de un escaño mantenía esta madrugada en vilo la mayoría absoluta del PSOE, según los resultados facilitados ayer cuando estaba escrutado un 99,98% del censo. El partido socialista se había garantizado al menos 175 diputados. Por tanto, le faltaba uno para asegurarse que sólo con sus escaños podrá sacar adelante las leyes orgánicas, que precisan la mitad más uno de los votos. De cualquier forma, los socialistas podrán en la práctica, y merced a la ausencia de Herri Batasuna, aprobar sin problemas esas leyes que afectan a los derechos fundamentales o al desarrollo de la Constitución. La actitud abstencionista de los cuatro parlamentarios que ha obtenido la coalición vasca dejará la mayoría absoluta de los presentes en 174 diputados.

Los portavoces de Herri Batasuna repitieron anoche -como ya hicieron durante la campaña electoral- que acudirán a las Cortes para defender el derecho de autodeterminación, pero no precisaron una fecha concreta y dieron a entender que se tratará de una presencia ocasional.En este supuesto, los 175 escaños que aseguraban al PSOE los datos oficiales con el 98,52 escrutado -a reserva de que puedan quedar en 176 finalmente- dejan a los socialistas por encima de ese segundo techo de mayoría.

No obstante, la ausencia de los representantes de HB en la sesión de investidura del presidente del Gobierno no modifica el listón que precisa para obtenerla en la primera votación: se mantiene en 176 votos. En efecto, la Constitución habla de "la mayoría absoluta de sus miembros" [los del Congreso], no de los asistentes.

Novedades

Los dirigentes socialistas confiaban anoche en que el recuento de los últimos votos en Barcelona les otorgase el escaño 176, que parecía muy reñido. Conforme a los datos facilitados a las tres de la madrugada por la empresa Entel, encargada del recuento, ese puesto de diputado pertenecía al PSOE, pero no podía descartarse matemáticamente la posibilidad de que finalmente cayese del lado del Partido Popular. El subsecretario del Ministerio del Portavoz del Gobierno, Miguel Gil, proclamaba la mayoría absoluta del PSOE al asegurar a la misma hora que ese escaño corresponde al partido socialista. Y a continuación hizo la salvedad de que tal vez hoy lo pierda con los últimos datos.

Pese a que el PSOE conserva una mayoría cómoda, es claro el descenso del partido de Felipe González en estas elecciones, en comparación con los 202 escaños obtenidos en 1982, y los 184 de la pasada legislatura.

Los resultados de estas elecciones han sido realmente noticiosos para las cuatro grandes formaciones políticas: además de la pérdida de votos del PSOE, se produce un aumento muy notable de Izquierda Unida (que dobla con creces sus escaños); el candidato del Partido Popular, José María Aznar, consolida su liderazgo al mejorar ligeramente los porcentajes que había logrado su antecesor Manuel Fraga; y el Centro Democrático y Social (CDS) registra un descenso evidente, anunciado ya por sus resultados en las elecciones europeas de junio pasado.

La coalición Izquierda Unida, que encabeza el comunista Julio Anguita, secretario general del PCE, ya apuntaba un evidente crecimiento en los sondeos publicados durante la campaña electoral. Los datos conocidos al cierre de las urnas -todavía no definitivos- respaldan esas predicciones.

En cambio, el CDS, el partido del ex presidente Adolfo Suárez, parece haber pagado el pacto con el Partido Popular que le permitió obtener la alcaldía de Madrid.

Una muestra de ello la aportan precisamente los datos de esta región: una de las pérdidas claras de los sufragios centristas se produce en la comunidad autónoma que preside el socialista Joaquín Leguina, contra quien CDS y PP promovieron una moción de censura. En la circunscripción de Madrid, Izquierda Unida araña tres escaños al PSOE (que tenía 15), y pasa a tener ahora 5. El PP -el otro firmante del pacto contra los socialistas- mejora en uno sus 11 escaños madrileños, precisamente el que pierde el CDS. No obstante, es ésta una lectura meramente matemática, puesto que parece probable, haciendo una interpretación diferente, que se haya producido un trasvase de votos del CDS al PSOE, y que eso haya evitado que los socialistas perdiesen un porcentaje mayor en beneficio de la coalición que encabeza el PCE.

Entre los grupos regionalistas y nacionalistas, la mayoría de los que disponían de representación parlamentaria mantienen, su nivel de voto. El Partido Andalucista (PA) es el que registra un aumento más claro: de no estar presente en el Congreso, pasa a tener dos escaños.

Convergència i Unió (CiU) pasa a ser ahora la tercera fuerza parlamentaria, con 18 diputados. Son exactamente los mismos con los que contaba en la pasada legislatura, pero el descenso del CDS le otorga esa tercera plaza en el mandato que comienza en los próximos días.

En el País Vasco, uno de los hechos más significativos es el descenso de Herri Batasuna, que, además de perder un diputado en Navarra, pasa del 1,15% de los votos en 1986 (sobre el total de votos emitidos en España) al 1,07%.

Dónde pierde el PSOE

El PSOE ha perdido 8 escaños en relación con 1986, siempre a falta de concretar un puesto de diputado en Barcelona (que todavía puede anotarse matemáticamente el PP). Además de los ya referidos en Madrid -donde pierde tres-, el partido socialista deja de adjudicarse otros dos en Barcelona; uno en Valencia; uno en Alicante; y otro en Cádiz.

En cuanto al Senado, una cámara de menor repercusión política, el PSOE conserva su mayoría absoluta. En esta Cámara el sistema de elección no es proporcional, sino mayoritario, y la ley electoral premia al partido ganador en cada provincia. Los socialistas suman 111 senadores; el PP logra 72; Convergència i Unió, 10 senadores; Partido Nacionalista Vasco, 4 senadores; Herri Batasuna, 3; Centro Democrático y Social (CDS), 3; Izquierda Unida, 1. Agrupación Independiente Canaria (AIC), 1; Independientes de Lanzarote (IL), 1; Asamblea Majorera (AM), 1; y Agrupación Herreña Independiente (AHI), 1.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de octubre de 1989

Más información

  • Aumento espectacular de Izquierda Unida, el CDS pierde posiciones y Aznar mejora los resultados de 1986