Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE obtiene su tercera mayoría absoluta

El nuevo líder del PP, José María Aznar, supera el techo de Fraga y Julio Anguita duplica con creces los escaños de IU

La mayoría absoluta cayó del lado del PSOE pasadas las tres de la madrugada, cuando el escrutinio provisional llegaba al ciento por ciento del censo electoral. El subsecretario del Ministerio del Portavoz, Miguel Gil, declaraba que el partido socialista acababa de obtener el escaño número 176, que había estado en el aire durante varias horas, a lo largo de una noche caracterizada por la confusión. Dos horas antes, el presidente del Gobierno, Felipe González, había declarado en su única comparecencia que en cualquier caso, con mayoría absoluta o sin ella, el PSOE seguía siendo el partido más votado y que él asumiría de nuevo la responsabilidad de formar Gabinete.

Esta mayoría no oculta, sin embargo, la pérdida de ocho escaños y más de 800.000 votos, fundamentalmente en Madrid, por parte del PSOE. Izquierda Unida ha capitalizado este voto de castigo, con una mejora de 10 escaños y más de un millón de sufragios, tras una campaña muy reivindicativa. José María Aznar supera el techo de Fraga de las elecciones de 1986, lo que le afianza definitivamente en el liderazgo del Partido Popular. El descenso del CDS y el mantenimiento de las fuerzas nacionalistas, con una nueva resurrección del Partido Andalucista, son otros datos complementarios de una jornada electoral cuyos resultados estuvieron dominados por la confusión.Pocos minutos después de cerrarse los colegios, a las ocho de la tarde, todas las empresas de sondeos atribuyeron al PSOE una holgada mayoría absoluta. Hacia las diez de la noche, el escrutinio de las primeras papeletas provocó un vuelco dramático, adjudicando al. partido socialista en torno a los 170 escaños, para recuperar nuevamente, ya de madrugada, el listón de los 175 escaños, que acabarían siendo 176.

Felipe González aseguró anoche que "la consecuencia lógica de los datos que se conocen por ahora es que el PSOE tendrá que seguir asumiendo la responsabilidad de gobernar. Lo que hará con el mismo talante democrático con que lo hizo en 1982".

José María Aznar, en conferencia de prensa, interpretó las dudas sobre la repetición de la mayoría absoluta del PSOE como "el punto final de una etapa, de una forma de gobernar que había producido un bloqueo político e institucional". El joven dirigente popular resaltó el hecho de que la candidatura que él encabezaba en Madrid haya ganado a la del partido socialista, cuyo número uno era Felipe González. Aznar expresó su convicción de que la nueva composición del Parlamento aporta una sólida base a la esperanza del Partido Popular de "ser alternativa de Gobierno en muy corto plazo".

Los dirigentes de la coalición Izquierda Unida coincidieron en señalar que los resultados obtenidos por la organización "demuestran que la sociedad española demanda un Gobierno más a la izquierda, con una política más social".

El último líder en comparecer ante los periodistas fue Adolfo Suárez, que admitió no haber recuperado el nivel alcanzado por su partido en las anteriores elecciones generales, aunque apuntó una cierta recuperación sobre los comicios europeos.

El dirigente de CiU, Miquel Roca, se limitó a constatar que la coalición nacionalista había consolidado su voto de 1986. Con los últimos datos disponibles, CiU será el tercer grupo parlamentario, aunque en número de votos continúa siendo la quinta fuerza política.

Páginas 20 a 30 Editorial en la página 16

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de octubre de 1989

Más información

  • El partido del Gobierno pierde ocho escaños y 800.000 votos