Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Transvision Vamp se presenta en España

El grupo británico Transvision Vamp realiza estos días su primera gira por España. Sus actuaciones en Valencia, Madrid y Barcelona llegan precedidas por las 50.000 copias vendidas en el mercado español de su segundo álbum, Velveteen, publicado a principios del último verano.En su primer disco, el cuarteto recordaba a Andy Warhol con un homenaje doble expresado en el título mismo, Pop art, y en una de sus canciones, Andy Warhol's dead. La cantante, Wendy James, cantaba desde los 16 años en un pequeño club de Brighton (Inglaterra) bajo la influencia del rock de Patti Smith. Nick Christian Sayer, su mentor, compositor, guitarrista y ex novio, la descubrió allí para que naciera Transvision Vamp, nombre que la pareja inventó con la voluntad de sugerir "excitación a todo el mundo".

En el terna Nacida para ser vendida, Wendy James canta a la libertad personal y cuenta que desde Elvis Presley a Marilyn Monroe, desde Al Capone a John Wayne o de Johnny Rotten a Charlie Chaplin, "todos han jugado un papel diferente y han nacido para ser vendidos".

Desde que formaron Transvision Vamp no han variado su estilo, con influencias de Bob Dylan, los Rolling Stones o Elvis Presley. Quieren persistir en su objetivo de trascender, ya que, según la intérprete, "hoy día se trata a la música, al músico, como algo que es muy famoso durante 15 minutos, luego se tira y entra el siguiente grupo, como Culture Club, Bros o Brother Beyond, que son impulsados muy rápidamente, se hacen grandes y desaparecen".

A sus 22 años, Wendy James piensa que las mujeres tienen mucha fuerza porque los hombres han intentado siempre hundirlas en la servidumbre. "No es cuestión de mayor o menor inteligencia", afirma, "sino que las mujeres han estado oprimidas durante años y ahora ya no. Lo natural es que progresáramos juntos, pero la mayor parte de los hombres y mujeres de cada país en este planeta son estúpidos. Gentes que van a la guerra cuando el Gobierno se lo manda y encima en el país los consideran inteligentes. Siempre habrá más gente estúpida que inteligente. Dentro de 50 años estaremos mejor".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de octubre de 1989