Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mayoría de los bancos se resiste a entregar a Hacienda información sobre la cesión de créditos

La mayor parte de los bancos españoles y extranjeros se resisten a entregar la información requerida por Hacienda sobre cesiones de crédito, un tipo de operaciones financieras que en muchos casos se ha utilizado como refugio del dinero negro y cuyo volumen total podría alcanzar 1,5 billones de pesetas. La oposición de la banca a facilitar esta información se ha explicitado de distinta forma: unas entidades no han contestado el requerimiento de la Administración, otras han presentado recursos y otras han facilitado información distinta a la pedida y que carece de utilidad para la Administración.

Las cesiones de créditos son unas operaciones por las que un banco ofrece a una empresa o particular la participación en un crédito en calidad de prestamista. Es decir, el banco actúa como un simple agente que pone en contacto a un prestamista (que pone el dinero) con un prestatario (que recibe el crédito) a cambio de una comisión. La operación es ventajosa para el prestamista, porque así obtiene un interés superior al de los depósitos normales, y para el banco, hasta hace poco, porque maneja unos recursos que quedan fuera de su balance y, por tanto, exentos de coeficientes.Pero estas operaciones, que cuentan con una larga trayectoria en otros países y que en España se realizan sólo desde hace tres o cuatro años, se han utilizado en muchos casos para eludir la retenciones fiscales a las que están sujetos los depósitos bancarios. Algunos bancos, amparándose en una peculiar interpretación de la ley de activos financieros, no han venido practicando retenciones a los rendimimentos obtenidos en estas operaciones por empresas y particulares, aplicando una exención que únicamente estaba prevista para las entidades financieras.

Las modalidades concretas de cesiones de créditos son muy diversas, y a diferencia de los seguros de vida de prima única, que eran operaciones perfectamente identificables y aprobadas por la Dirección General de Seguros, en este supuesto se trata de unos recursos que están absolutamente descontrolados en la mayoría de los casos.

La actuación de Hacienda se inició el pasado mes de julio, cuando decidió requerir a todas la entidades financieras la información relativa a las personas y empresas que habían obtenido rendimientos en estas operaciones. El requerimiento daba un plazo de 15 días para presentar la información, que debía ser entregada antes del pasado 15 de septiembre. En la práctica, la respuesta de las entidades ha sido negativa a la petición de Hacienda.

Segunda parte

El grupo del Banco Bilbao-Vizcaya ha presentado un recurso ante el Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) solicitando la suspensión del requerimiento de Hacienda, iniciando así un camino igual al recorrido el año pasado por otras instituciones (cajas y compañías de seguros) en el contencioso de las primas únicas y cuya resolución (tanto en el TEAC como en la Audiencia) hasta el momento siempre ha sido favorable a la Administración.Algunas entidades bancarias extranjeras han optado por interponer el recurso de reposición, previo al contencioso, ante la propia Hacienda, lo que de entrada les otorga un mayor margen de maniobra y alarga el plazo de resolución del requerimiento.

Por lo que respecta al Banco Santander, ha entregado una información que, al parecer, no responde al requerimiento y que resulta poco útil para la Administración. Banesto no ha entregado la información pedida, pero se desconoce si ha presentado algún tipo de recurso.

El Banco Central, el Popular y el Exterior han contestado a la Administración asegurando que no habían efectuado este tipo de operaciones. Fuentes del Central añadieron, incluso, que el propio presidente, Alfonso Escámez, había criticado la práctica de estas operaciones, y el Banco Popular añadió que había contestado a vuelta de correo porque no tenía nada que decir.

El Banco Hispano Americano ha entregado la información requerida por considerar que no tenía nada que ocultar, ya que, en su opinión, todos los clientes que habían hecho estas operaciones conocían perfectamente sus obligaciones fiscales. Un portavoz de esta entidad ha dicho también que el banco había dejado de hacer estas operaciones desde que el Banco de España había decidido sujetarlas a coeficientes.

El Banco de Sabadell, por su parte, ha venido practicando siempre retenciones a este tipo de operaciones, por lo que ha ido facilitando la información correspondiente de forma periódica. Por esta razón, fuentes del banco han precisado que en su caso no tenían que entregar información nueva alguna porque ya la habían facilitado en su momento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de septiembre de 1989

Más información

  • El grupo BBV y varias entidades extranjeras han recurrido el requerimiento del ministerio