Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rebelión en la televisión chilena por el intento de perjudicar a Aylwin

Una tormenta en la televisión nacional de Chile (TVN), el principal medio de comunicación del régimen, provocó el rechazo de los periodistas al intento de: perjudicar a Patricio Aylwin, candidato presidencial de la oposición. El ministro secretario de Gobierno, coronel Cristían Labbe, pidió a la jefa de Prensa de TVN, Patricia Guzmán, censurar a Aylwin y editar la imagen del político exagerando su sonrisas y gestos, en la emisión de A domicilio, un programa de entrevistas.Guzmán, una de las pocas personas que llama Tito a Augusto Pinochet, no aceptó la orden y renunció a la dirección de Prensa. El conductor de La hora de, un programa con alta audiencia y símbolo de la apertura política de TVN, Igor Entrala, también renunció, al igual que un comentarista de la televisión del Gobierno. El sindicato de YVN, el Colegio de Periodistas y Aylwin solidarizaron con los dimitidos.

Aunque el ministro Labbe desmintió estos hechos, Aylwin dijo que la intervención del Gobierno fue descarada y demostró que "no hay la menor garantia de presidencia electoral poi. - parte de las autoridades". Una opinión de Aylwin fue censurada en la transmisión. El candidato, opositor dijo que en 1973 no creía en un golpe de Estado, porque Salvador Allende nombró a Pinochet jefe de] Ejército y era conocida la lealtad del general al anterior presidente.

'Duros' y 'blandos'

El affaire de TVN es parte de la disputa entre duros y blandos del régimen, cuya intensidad refleja el pesimismo gubernamental sobre el resultado de las elecciones de diciembre. Los primeros, encabezados por Pinochet, ponen obstáculos a la transición. Su última idea es el estudio de una ley que dejará a la Central Nacional de Informaciones (CNI), la policía secreta, bajo tutela del Ejército durante el próximo Gobierno, para impedir que Aylwin la disuelva, como desea.

Si esta ley es prornulgada, sólo complementará las numerosas trabas al próximo Gobierno, diseñadas por los asesores de Pinochet. En economía, la, autonomía del Banco Central permite al régimen designar las autoridades monetarias de la democracia. Al mismo tiempo, la privatizacíón de empresas públicas, cuyo anuncio más reciente es la venta del Banco del Estado, el mayor de Chile, ha sometido al control privado resortes clave del país.

Otra ley ad hoc ofreció una generosa jubilación a losjueces de la Corte Suprema que renuncien

n6mbrar los in-agis-trados que habrá en la democracia. El diseño político también maniaLta, según la oposición. Pinochet dejará designados a los alcaldes (le 309 comunas. Con el 34% de los votos, la derecha tendrá la imitad del Parlamento.

A lo anterior se agregan las condiciones exigidas - or Pino-

Ip

chet para mantener incólume al Ejército, que él mandará en democracia, y evitar la derogación de la ley de amnistía, que impide juicios a los militares por las violaciones a los derechos humanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de septiembre de 1989