Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Madrid acusa al de Barcelona del envío de mendigos a la capital

La nueva responsable de los servicios sociales del Ayuntamiento de Madrid, Carmen Díaz Mares, del Partido Popular (PP), declaró ayer que en los últimos dos meses han llegado a la capital de España "varios centenares de indigentes procedentes de Cataluña", con el viaje supuestamente pagado por la Generalitat o el Ayuntamiento barcelonés. Darío Pérez, director de un albergue municipal de Madrid, aseguró que muchos de los indigentes aseguran que "les han mandado de Barcelona". Estas acusaciones fueron rechazadas tajantemente por las autoridades catalanas.

La concejala Carmen Díaz Mares, aseguró ayer que tiene constancia de la llegada a la capital durante los últimos meses de varios cientos de mendigos desde Cataluña, que en muchos casos han ido directamente al albergue municipal de San Isidro. La responsable de Servicios Sociales señaló que por el momento no dispone de pruebas que permitan confirmar la llegada de los indigentes desde Barcelona propiciada por sus autoridades municipales. Según estimaciones del Ayuntamiento y Gobierno autónomo, en Barcelona hay entre 500 y 800 personas que viven en situación de extrema pobreza.En el albergue de San Isidro, algunos mendigos han declarado que les han "mandado de Barcelona", aunque "no saben precisar si el Ayuntamiento o la Generalitat, explica Darío Pérez, director del albergue.

La concejala dijo que ha intentado ponerse en contacto con sus homólogos de Barcelona para confirmar la sospecha, pero que no lo ha conseguido. "Confío que no sea cierto", observó Díaz Mares, quien reconoció que se basaba únicamente en las declaraciones de los propios mendigos.

Darío Pérez dijo, por su parte, que "este año el número de los acogidos que proceden de Barcelona se ha incrementado" y confirmó que algunos de ellos afirman que les dieron dinero para el viaje. Pérez no muestra sorpresa ante estas declaraciones de los indigentes. "El mecanismo de facilitar el billete o el dinero para adquirirlo está muy extendido y se lleva practicando desde hace muchos años", explicó. "Me parece dificil creer que una ciudad como Barcelona no pueda asumir estas situaciones", añadió. De los 3.777 acogidos durante el pasado año en el albergue madrileño, sólo 959 eran de Madrid. 860 procedían de países extranjeros y el resto de otras provincias.

El Ayuntamiento de Madrid tiene establecido un convenio con Renfe para el traslado de indigentes cuando las circunstancias lo aconsejan. "Nosotros nos ponemos en contacto con los servicios sociales de la ciudad receptora", explica Pérez. "Pero a mí no me consta que cuando envían a alguien a Madrid se coordinen las instituciones", afirma el director.

Representantes del Ayuntamiento de Barcelona y del Departamento de Bienestar Social de la Generalitat de Cataluña rechazaron tajantemente las acusaciones de la concejala Díaz Mares, y negaron rotundamente que los servicios de atención social de ambas instituciones pretendan resolver la mendicidad de Barcelona mediante la entrega de dinero y el envío de los pobres a Madrid.

"Es una lástima", manifestó un portavoz del alcalde Pasqual Maragall, "que la buena relación mantenida durante estos años con el Ayuntamiento de Madrid se quiera romper de una manera absurda y demagógica". Por su parte, representantes de la Generalitat se mostraron "sorprendidos e indignados" por las acusaciones. "Estas declaraciones son fruto de la frivolidad, de un deseo de utilizar de manera partidista el problema de la pobreza, para cubrir los propios problemas con una cortina de humo", declaró Jaume Padrós, diputado de Convergéncia i Unió (CiU) en el Parlament de Cataluña y director del programa de lucha contra la indigencia de la Administración autónomica.

Elena Vázquez, consejera de Integración Social de la Comunidad de Madrid, declaró que "no se puede utilizar a los mendigos como arma arrojadiza". Añadió que "es impensable" una medida así por parte del Ayuntamiento de Barcelona y que no se pueden lanzar ese tipo de acusaciones "sin aportar datos".

Varios indigentes consultados en Madrid y en Barcelona confesaban desconocer la existencia de los traslados masivos de indigentes denunciados por la concejala del PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de agosto de 1989

Más información

  • Las instituciones catalanas afirman que se trata de una imputación sin fundamento