Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sindicato denuncia intentos de desestabilización "impropios de un Gobierno socialista"

El trato que los sindicatos españoles han conocido desde 1982 ha sido opuesto al esperado con un Gobierno socialista en el poder, según Antón Saracíbar. En su opinión, los sindicatos han sufrido "ataques de todo tipo e intentos de desestabilización y control, sobre todo en el último año, impropios de un Gobierno socialista e impensables, desde luego, en un sistema democrático y en un país europeo".UGT considera que actualmente la competencia, el lucro y el individualismo se anteponen a la solidaridad, la utilidad social, el bienestar y el progreso colectivo. Denuncia también que las corrientes neoliberales que sirven "de guía en las políticas de los gobiernos y de los empresarios" limitan el papel de los sindicatos, fomentan la especulación e intentan la desregulación del mercado de trabajo.

Ante ello UGT se está planteando "Ia construcción de sindicatos homologables a los existentes en Europa", tanto en su práctica como en su implantación. Esto exige no sólo el esfuerzo de los propios sindicatos, sino medidas de apoyo a las centrales por parte del Gobierno, tal como existen en la gran mayoría de los países europeos.

El fortalecimiento sindical pasaría también por una mayor presencia de los sindicatos en los órganos de gestión de las empresas públicas y privadas. Ello requiere, según UGT, la negociación de un nuevo acuerdo de participación en la empresa pública que modifique el alcanzado hace ahora dos años y medio, y que incluya la figura del consejero sindical, delimitando sus derechos y deberes.

La presencia sindical en la empresa debería fortalecerse también con la creación de comisiones paritarias que supervisen y controlen la gestión empresarial. Este órgano debería tener capacidad de veto en lo que respecta a la contratación temporal.

El objetivo sería extender el nuevo pacto a empresas públicas con plantillas superiores a 500 trabajadores. En cuanto a la empresa privada, se propugna la modificación de la ley de sociedades anónimas para conseguir la participación sindical en los órganos de dirección. En este sentido se considera que "la aprobación por la Comunidad Europea del estatuto de la sociedad anónima europea puede ser un paso decisivo para impulsar la participación de los trabajadores en las empresas de nuestro país". A juicio del secretario de Organización, esto debería animar a que empresarios y Gobierno discutan este punto con los sindicatos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de agosto de 1989